Ameba     Fecha  19/09/2006 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Yo estoy contra Israel y contra EEUU   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Seguramente me ha pasado de largo con los textos que he adjuntado, pero me parecía que determinadas cuestiones debían estar definidas de antemano, para no dar lugar a equívocos.

Antes de darte la paliza, comentar que he encontrado un texto interesante en a-infos sobre el tema y los clichés de los anarquistas con respecto al conflicto árabe-israelí (http://www.ainfos.ca/ca/ainfos07864.html).

En primer lugar, tengo que hacer una precisión. Cuando dije que “yo apoyo a los moros” era consciente de mis palabras, en el sentido de no confundir a los pobladores con la religión, con el tipo de cultura y, por supuesto, con una determinada ideología política (la teocracia del llamado “fundamentalismo islámico”).

A mi particularmente, el Islam como religión, me la trae floja. Creo que no hace falta comentarlo, pero por si acaso.

En segundo lugar, la cultura musulmana ni me parece bien ni mal, como todo en la vida, tiene sus cosas buenas y muchas otras que no lo son tanto.

En tercer lugar, estoy claramente en contra de cualquier ideología no democrática, como, por ejemplo, los movimientos teocráticos. Otra cosa es que se etiquete como tal cualquier movimiento político contrario al status quo.

Ahora bien, dicho esto empiezan los matices. Más allá de lo dicho en los mensajes que he dejado anteriormente.

Dices:
“Una duda surge a cualquiera que estudie el Islam con toda la objetividad posible de las ciencias, de la filosofía y de la historia: su esencia, lo islámico, aboca al integrismo. No sólo por su misma auto-denominación (sumisión —a Dios), sino por su teoría y su método, por así decirlo. Además, el Islam no es sólo una religión, sino una forma de sociedad entera y verdadera que abarca todos los ámbitos de las relaciones entre humanos bajo la dirección de las enseñanzas de un profeta que asegura haber leido lo escrito por el único Dios existente, Alá (ni siquiera se admite que el Corán sea obra de Mahoma). Enseñanzas interpretables, claro, pero inmutables (no son humanas); por eso hay varias maneras de entender ciertas cosas, pero no lo esencial de lo que Dios le escribió a Mahoma: sométete a mí.”

Todas las sociedades en las que hay una gran influencia de la religión son integristas. Y más en aquellas en las que las instituciones religiosas sustituyen al Estado o forman parte de él. Y todas las sociedades con aspiraciones o modelos totalitarios lo son, el integrismo no existe sin totalitarismo. Como también existe integrismo en la cultura occidental, en el capitalismo, de una forma más sutil, evidentemente, porque existe un totalitarismo (e integrismo) evidente en el comportamiento de los Estados o instituciones Occidentales (con respecto a los estados latinoamericanos, africanos o asiáticos, incluidos, claro está, los musulmanes) y, por tanto, de la gente que los apoya (que hay mucha, aunque deliremos con el engaño y la hipnosis colectiva). Identificar integrismo con Islam es de un simplismo sin base alguna, todo depende del tipo de sociedad y de organización del Estado. El integrismo y el totalitarismo dependen, creo yo, de otras variables, que de la propia “esencia” mítica de una cultura o una religión. Es una cuestión de poder, de quién tiene el poder y de cómo lo ejerce, no depende de “esencias”.

Ahora bien, si lo que quieres es especificar que la doctrina musulmana es en sí misma integrista, estoy totalmente de acuerdo contigo. Aunque no conozco ninguna religión que no crea que sea la verdadera e intente, en consecuencia, propagar su mensaje. Y en este sentido, el cristianismo y el judaísmo son ejemplos de integrismo tan evidentes históricamente como el islamismo.

De todos modos, como digo, el integrismo depende de otras variables. El ejemplo más cercano es la historia de España, Al-Andalus. En la época del califato de Córdoba o de los reinos de taifas hubo una tolerancia (religiosa y cultural), una situación socio-económica y una búsqueda del conocimiento sin parangón en el mundo occidental. Es decir, fue una sociedad poco o nada integrista.

El Islam es la religión dominante en todos los países musulmanes, ¿o todavía no? Confundes un tipo de sociedad con un movimiento político que en la mayoría de los casos no ha logrado llegar al poder. Tu teoría queda refutada por el hecho de que existen numerosos países en donde el Islam es la religión mayoritaria y sin embargo no se aplica eso que dices. Si todo depende de que un movimiento político (teocrático) llegue al poder, la idea del Islam que mantienes queda absolutamente refutada.

No sé qué quieres decir con eso del único dios existente, joder, ¿no dicen lo mismo casi todas las religiones? De todos modos, el caso islámico es peculiar, porque recoge las tradiciones judía y cristiana, y creen que Aláh es el mismo dios de los judíos y de los cristianos (Yahvé). Al parecer, Mahoma tuvo muy buen rollito con el Arcángel San Gabriel, que al parecer le encomendó y entregó lo que se convertiría más tarde en la doctrina y “cosmovisión” islámicas.

Con respecto a lo que significa el término “islam”, estoy a la espera de que un amigo arabista me resuelva el problema (lo digo en serio). He intentado buscar el significado de la palabra y parece que existen dos tipos de acepciones asociadas al término:

- Una referida a la obediencia-sumisión-sometimiento a Dios. En el diccionario de la real academia lo traducen como "entrega a la voluntad de Dios".
- Y otra relacionada con "paz" o "estar en paz" (con Dios), también he encontrado "aplicación de la paz de Dios".

A mi entender, las dos primeras acepciones están suficientemente alejadas en cuanto a su significado para dudar sobre un mismo origen. Creo que hay indicios para pensar que la primera acepción es una connotación posterior y no derivada de su sentido original. Pero esto puede proceder de la “deformación” de mi propio pensamiento. Para empezar, todos los artículos originales que he encontrado que mantienen una posición contraria o crítica con el Islam, lo traducen como sumisión o sometimiento a Dios. Evidentemente he encontrado textos favorables que traducen el término de igual manera, pero la mayoría de ellos son más proclives a la acepción segunda o son ambiguos en cuanto al significado real del término. Por otro lado, la historia de las religiones nos dice que “evolucionan” hacia la dominación política, lo cual puede tener relación con lo que digo. Por lo que me parece plausible pensar que la primera acepción puede ser una connotación posterior del término.

Y “la teoría y el método” islámicos no son diferentes de cualquier ideología pre-moderna o religión.


Dices:
“Ha habido anarquistas cristianos (la Iglesia posee una teología muy elástica y racional), es imposible un anarquista islámico.”

¡¡¡Por Dios y todos los santos!!! ¿Pero has pensado bien lo que dices, compañero? ¿Te refieres a la santísima trinidad, a la virginidad de María, al celibato, a la hostia consagrada, a la iconografía, al pecado original…? Un musulmán puede ser tan anarquista como un cristiano, que es lo mismo que decir que ninguno de los dos lo pueden ser. Las dos son doctrinas pre-modernas. Otra cosa es que identifiques el cristianismo de los primeros tiempos o de determinadas sectas, con el anarquismo. Pero eso sería un anacronismo.

Y en España tenemos una historia de unión casi orgánica del Estado con la Iglesia en tiempos del Franquismo, no tan lejanos, así como muchísimos ejemplos actuales, como para hablar de la razón y la flexibilidad de la iglesia católica.


Dices:
”Podrás replicar que algo muy parecido ocurre con el resto de religiones o de ideologías, incluso. No. Piensa que el Islam es el último invento al respecto y mira dónde se sitúa geográficamente: entre Oriente y Occidente. Oriente tampoco separa la religión de la filosofía (o una labor intelectual, a menudo, bastante compleja), pero sí de otros aspectos humanos y sociales; Occidente separa todo; el Islam no separa nada, no hay diferencia entre sagrado y profano. Allá donde vaya, en el este o en el oeste, sea en un individuo o en un país entero, en cuanto deja de ser una minoría, mejor o peor tolerada (sólo se tolera, expresión insultante para el tolerado, a las minorías) surge el “esfuerzo” —que, lógicamente acaba en guerra— por someter a los demás.”

Para decir esto deberías ser un entendido en cultura musulmana, creo que no es así. Pero por lo menos deberías conocer o haber visitado algún país islámico. Esto último lo desconozco, pero me parece que tienes una idea un tanto peregrina de cómo son las culturas de estos países. Parece que crees que los moradores de los países musulmanes están todo el día rezando y ayunando. Me parece que no has visitado muchos de estos países. No existe mayor amor a lo profano que en la cultura islámica (es una exageración, pero por lo menos existe igual pasión o ebriedad que en otras culturas), hay una literatura y una realidad riquísimas, sin tener que acudir a las “Mil y Una noches”. Tienes una idea llena de prejuicios sobre la cultura musulmana. Otra cosa es que pongas como ejemplo el Afganistán de los Talibanes.


Dices:
“La historia (tú dices que hay mucha, yo que poca y mala, pero “haberla hayla”) muestra esto con una claridad tan irrefutable que da verdadera grima oir lo que se oye por interés o ignorancia; máxime si tenemos en cuenta que también muestra (la historia) el afán de la religión en general por tener controlada la sociedad. Ninguna sociedad, sin embargo, admite la violencia implícita y evidente que contiene la doctrina de Mahoma; ni relega el uso de la razón con la indisimulada fuerza que lo hace ésta: mucha fe y poca razón.

La historia es mucha y buena. Aquí van algunos apuntes:
- El origen del fundamentalismo islámico como movimiento político fue fomentado en su momento por los Imperios Coloniales (Británico y Francés) y Pseudo-coloniales (EEUU) para defender sus intereses político-económicos.
- La estrategia occidental en el proceso de descolonización de la segunda mitad del S. XX, para mantener su influencia en estos países fue crear o reforzar los regímenes feudales de los emires árabes y reducir o derrocar a los gobiernos laicos pan-arabistas. Entre la posibilidad de una dictadura o de un gobierno democrático “no alineado” optaron por la primera opción.
- En el último cuarto del S. XX Estados Unidos practicó la misma táctica. La guerra de Afganistán, la guerra Irak-Irán y el mantenimiento del conflicto Israel-Palestina provocó un aumento del movimiento islamista en todo el mundo musulmán. El ejemplo más palpable es el apoyo que EEUU (en parte financiado por Arabia Saudí) a los muyahidines afganos. Bin Laden era entonces un gran amigo del pueblo americano.
- Nunca hubo en los países occidentales el objetivo de defender los derechos humanos en estos países, sino más bien lo contrario. Nunca les importó la mejora de las condiciones de vida de sus habitantes sino estaba en consonancia con el control de los recursos energéticos. Y, por supuesto, nunca fue un objetivo conseguir teóricamente el derecho a la libertad de expresión del mundo árabe.

Hay en cierta forma un paralelismo entre el fomento del fascismo por parte del capitalismo en los años 20 y 30 en Europa como forma de contrarrestar la influencia de la revolución soviética, y el apoyo al movimiento político islamista para contrarrestar la expansión del pan-arabismo.

En el momento actual nos encontramos con las consecuencias de esa estrategia política. En el mundo musulmán apenas existen libertades civiles, la corrupción y la falta de educación campa a sus anchas, y existe una libertad de expresión más cercana a la que fue de la dictadura franquista que a otra cosa. No hay un solo país musulmán con democracia (con la excepción, quizás, de Palestina, que no es un verdadero Estado), aunque sea en su forma liberal, y la situación social y económica de las gentes de ese mundo no es comparable a lo que vivimos en Occidente.

Los jóvenes que nacieron en los setenta y ochenta no han conocido otro movimiento político resistente a las dictaduras y al neocolonialismo occidental que el fundamentalismo islámico. El cual en algunos países ha creado una comunidad paralela más igualitaria que ha dotado de identidad política a mucha gente. El caso de Hamás es ejemplar en ese sentido. De hecho, muchos de los movimientos islámicos que son considerados en occidente como organizaciones terroristas, no son más que movimientos de liberación nacional. No es un problema de choque de civilizaciones, ni de integrismo islámico, muchos movimientos islámicos son simplemente parte de una rebelión contra un mundo occidental (EEUU y sus acólitos) que les sigue invadiendo y que está impidiendo sistemáticamente su emancipación.

Los países musulmanes no tuvieron revolución francesa ni tuvieron la oportunidad de crear eso que se ha llamado estado-nación. No se les dio la posibilidad de rebelarse contra el altar y contra el trono, contra el poder teológico y el poder de los emires. Primero tuvieron que luchar contra los extranjeros que los dominaban en estados artificiales creados de acuerdo a sus intereses coloniales y muchos de ellos todavía están en esa lucha. Si hoy en día existe algo parecido a la patria es la propia “nación” musulmana, desde Pakistán a Marruecos. Eso fue doctrina del pan-arabismo y ahora vuelve pero con un envoltorio ideológico diferente.
Y sobre lo que dices de la violencia islámica, te recomiendo que repases algunos pasajes de la Biblia para conocer lo que es la violencia explícita y evidente de las religiones cristiana y judía, por cierto, preludios de la islámica. En todas las religiones ha habido siempre una pugna entre los interpretadores de la “palabra” y de la “literalidad” de la misma.

Dices:
”Por todo esto, la preocupación de Occidente no son los moros, sino el Islam. Es lógico y humano que te duela ver las masacres y su diferente valoración, pero ten en cuenta el diferente valor que un islámico da a la vida individual respecto al que le damos nosotros. Y el (poco) respeto que, en general, muestra por nuestras costumbres y forma de vida. Luego, si me obligaran a tomar partido, lo haría por los judíos. A los que, al fin y al cabo, nunca se les ha dejado en paz; ni en su tierra ni en la ajena. Y, encima, jamás han intentado propagar sus creencias (a los sectarios que empezaron con la mariconada del amor al prójimo se los mandó a freir espárragos; ¡y vaya si los frieron!, pero esto es otra historia y no debe simplificarse o ridiculizarse como he hecho; lo siento). Admirable pueblo. El más racional, si no me equivoco.”

Como dije al principio, yo hablaba de los moros, no del Islam. Porque los moros, los árabes, los musulmanes, los semitas, los persas… son las víctimas de toda esta movida. Son las víctimas de sus estados (la mayoría “amigos” de Occidente) y, sobre todo, son las víctimas del Imperio (gringo) y sus acólitos (Israel, Reino Unido). Cuando se habla del mundo musulmán sólo se habla del miedo occidental, no se habla, no se denuncia la cantidad de muertos, torturados o encarcelados por esos Estados amigos. ¿Dónde están las campañas mediáticas para sacar de la cárcel a disidentes, normalmente islamistas e izquierdistas, con los “gobiernos amigos” del mundo musulmán? A ver si nos damos cuenta que en la mayoría de los países árabes, dictaduras apoyadas por occidente, no existen las más mínimas libertades. Eso no importa. Pero eso también es una fuente de conflicto y un factor de crecimiento para los movimientos de liberación y, también, para los integrismos y los movimientos teocráticos.

Pero tampoco hablaba de los israelitas o de los hebreos. Ni hablo de choque de civilizaciones ni hablo de “choque de pueblos”, más en el caso israelita, cuyo pueblo es un pupurrí sin identidad lingüística ni cultural. Tu idea mítica del pueblo hebreo es muy curiosa. Los más grandes filósofos y pensadores germanos han sido de origen hebreo, sin duda, pero la mayoría de ellos se consideraban alemanes o austriacos, hasta que llegó el nazismo, y ninguno términó en Israel, por algo sería. La cultura nunca fue tan patriótica como puede traducirse de tus palabras. La diáspora judía no se puede interpretar de la forma que lo haces. ¿Qué es un pueblo racional?

Yo no hablaba de que los moros (término africano) o árabes sean mejores que los hebreos, o que los musulmanes sean mejores que los judíos. Eso es una simpleza. Yo cuando hablo de tomar partido hablaba de tomar partido por el pueblo libanés, del pueblo musulmán contra el Estado Israelita o gringo.

Y no me has querido responder, amigo Juan, porque lo tuyo no tiene nada que ver con la razón, precisamente porque piensas que hay pueblos racionales. Me respondes que si tuvieras que tomar partido lo harías por los judíos, me dejas alucinado, amigo mío. No creo que sepas realmente de lo que hablas.

La idea del enemigo islámico no es real. Es básicamente una elaboración estratégica de los EEUU y sus aliados. Otra cosa es que muchos, que no supongo indocumentados pero sí indolentes informativamente, hayáis tragado con esa idea.

Y hay unos cuantos clásicos (Averroes o Avicena, por ejemplo) por ahí que te pueden decir algo sobre el concepto cuerpo y vida-muerte en la cultura musulmana. Cuando se habla hay que saber de qué se habla. Creo que más allá de la antropología cultural, lo que define la diferente valoración de la vida son las condiciones socio-económicas de un país, más que su tradición.

En otra época, también los anarquistas se inmolaban por objetivos políticos, hablo de los magnicidios de principios del siglo XX.

Hay que tener en cuenta que cuando observamos a los kamikaces (suicidas-bomba) lo hacemos desde una actitud etnocentrista occidental que repudia este tipo de actos como contrarios radicalmente a nuestra filosofía greco-cristiana. Para esta nuestra cultura el suicidio es algo terrible y abominable, mucho más que cualquier otro acto. Los musulmanes parece que tienen un concepto bien diferente. Como también lo tenían los japoneses en la segunda guerra mundial (el sintoísmo, el honor samurái). Este tipo de actos los consideramos abominables, no los podemos comprender. Hay mucha ignorancia en todo esto, porque en cierta forma todas las guerras se nutren de la violencia suicida, de otra forma no habría soldados. El soldado que mata, que tortura, que se juega la vida, que muere… pierde su identidad y su dignidad, desaparece su individualidad. Los suicidas lo llevan a sus últimas consecuencias (la desaparición de la identidad física), sin hipocresías, como si entendieran mucho mejor el horror de la guerra. Es posible que llevado a un análisis extremo la conducta kamikace en el infierno palestino o irakí sea una conducta mucho más coherente y digna de lo que parece.

En realidad, siendo esto cierto, también tiene su reverso. La realidad es que los que mueren lo hacen por presión social, son obligados de una manera o de otra. Si analizamos la media de edad de todos los ejércitos, incluidos los mártires, nos damos cuenta de que son muy jóvenes. La lógica nos dice que las personas más competentes para realizar funciones militares deberían ser mucho mayores, sin embargo, la ergonomía militar, la psicología patriótica nos dice que los más jóvenes son más manipulables y, por tanto, mejores para recibir órdenes y para morir.

Creo que todavía me queda cierto ramalazo antimilitarista, menos mal.

En definitiva, cometes el mismo error de la mayoría de los “bien-pensantes” occidentales, imbuidos en esa chorrada llamada el choque de civilizaciones, ideada por Huntington para regocijo de cretinos útiles como Bush junior o Ansar.

Es decir, Identificar y confundir Islam con "la cultura" de los países musulmanes. Identificar integrismo con Islam (aunque esto puede ser más discutible desde el punto de vista específicamente doctrinal). Identificar Islam con el movimiento teocrático (fundamentalismo islámico). Y por último, etiquetar de igual forma a todos los movimientos islámicos. Para un buen pensador occidental son lo mismo Al-Qaeda o los Talibanes que Hamás o Hezbollah. O sea, la misma falacia que identificar de forma absoluta al movimiento de resistencia iraquí con Al-Qaeda, cuando estos últimos son una minoría en Irak.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (0)
 


Responder Volver Ayuda
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje