AMEBA     Fecha  18/06/2005 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Re: Votar en las elecciones, Estado y Jerarquía   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
ANARQUISMO Y DEMOCRACIA

Yo creo que por principio, un anarquista no debería votar en las elecciones del sistema, de la llamada “democracia liberal”. Ahora bien, en cada caso debe decidir en consecuencia. Ya que, por ejemplo, en las últimas elecciones generales se dio un voto de castigo a los neofranquistas liberales del PP, yo creo que eso estuvo bien hecho. Aunque actualmente no existe, si hubiera un partido no jerárquico, que planteara como programa político la democracia directa, asamblearia, verdaderamente participativa (lo los parches de los presupuestos participativos) en todos los ámbitos políticos y sociales quizás un anarquista podría plantearse no sólo votar a este partido sino incluso participar en él. Es decir, la transformación y, quizás, destrucción del Estado tal y como lo conocemos y el Capital. Aunque creo que en ese caso la semántica pudiera ser importante, y no debería llamarse partido, pero bueno, eso es un tema menor, porque lo relevante será su actuación y su funcionamiento interno. Incluso la izquierda política, la sindical, la social y la ciudadana podría unirse en una nueva forma de organización para el Siglo XXI, quizás haya que esperar a que pase la transición posmoderna. Supongo que para los puristas, lo mismo que en el caso del Estado, no puede existir un partido no coercitivo. Desde mi punto de vista, pensar de esta forma es pensar dogmáticamente. Ya que, ¿cuál es la diferencia en cuanto a tipo de organización entre ser un sindicato y un partido? ¿Puede un sindicato anarcosindicalista ser anti-autoritario, y si es así, por qué un partido no? Aunque no estoy hablando exactamente de un partido al uso, aunque si lo que cuenta para definir el concepto es el hecho de presentarse a las elecciones, entonces, “admitimos partido como animal de compañía”.

Por otro lado, esta cuestión es muy antigua y procede del debate sobre posiciones de poder entre Marx y Bakunin en la 1ª Internacional, y en el seno interno del anarquismo el debate entre Malatesta y Merlino en Italia. Ver http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/politica/elecciones_y_anarquismo/elecciones.html

A mi entender, participar en las elecciones o no es una cuestión de decisión en cada momento, no puede ser una seña de identidad, porque de serlo así, sería un principio dogmático. Es decir, una táctica se ha convertido por mor de determinadas coyunturas internas en el seno del movimiento obrero, en un principio indiscutible.

Con el Estado pasa algo parecido, hay un cierto fetichismo con dicho concepto. El ser humano evoluciona, el Estado también evoluciona. Es evidente que no es lo mismo el Estado Absolutista que el Estado Liberal, o el Estado Franquista que el Estado Constitucional actual. Existen más acuerdos entre anarquistas y marxistas de lo que parece, por lo menos en la teoría, los marxistas después hicieron lo contrario, porque tanto unos como otros repudiaban la burocracia y querían llegar al comunismo, se llame libertario o no es secundario, ya que el comunismo o será libertario o no será. Quiero decir, ¿cuando hablamos del Estado de qué estamos hablando? ¿Una confederación de comunas territoriales libres que deciden unirse no tendrán necesidad de tener profesionales, es decir, funcionarios para administrar la confederación? O hablamos de la realidad o hablamos del comunismo, y el comunismo es un ideal, y para llegar a él habrá que organizarse de alguna forma. ¿No existen estructuras en los sindicatos anarcosindicalistas? ¿O, quizás el sindicalismo revolucionario “limpió” en la practica de anarquistas estas organizaciones? Los elementos coercitivos del Estado, o de la Administración de la Confederación, habrá que suprimirlos y reducirlo hasta lo posible, es decir, la jerarquización, la policía, el sistema de justicia, los funcionarios, etc., no podrán desaparecer en la práctica de un plumazo. Porque aunque se elijan democráticamente, asambleariamente, seguirán existiendo y necesitarán una formación y una capacitación.

El ejemplo de las tres comunas iba en ese sentido. Y hablo de comunas, sabiendo de lo que hablo, aunque en la semántica anarquista también hay una ortodoxia y una heterodoxia, porque ¿cómo puede haber autogestión en sentido estricto en un hospital cuando se financia con los ingresos que proceden de las tres comunas. Los delegados de las tres comunas y, por tanto, los usuarios y pacientes del hospital tendrán algo que decir.
Aunque no lo parezca, a mi normalmente la gente me considera anarquista, yo lo dejo en libertario, aunque todo depende del lugar desde donde miras. Desde lejos puedo ser un anarquista radical, si te acercas un poco es posible que veas a un reformista con buenas intenciones o, incluso, si te acercas demasiado, verás un “vendido al sistema”.

El mundo es relativo y muchas ideas lo son, aunque algunas son perfectas. El ideal anarquista tiene mucho de esa búsqueda perfección del ser humano pero es una búsqueda no un dogma.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (7)
 


Responder Volver Ayuda
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje