Javier García Canela    jgcanela@telefonica.net Fecha  18/07/2005 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Re: Respondiendo lo que puedo   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Lo que quiero decir es que, sin pretender hacer tratados ni ensayos, debemos tener algo más que opiniones, según lo que Platón entiende por “opinión” (a la “conjetura” y a la “fe”; y cuyo objeto es “lo perecedero”). En este sentido, «cotejar opiniones» no pasa de ser un simple “hablar por hablar”, cosa que, desde luego podemos hacer y tiene su utilidad, pero si nos adentramos en el terreno político, las conversaciones entre tú y yo —en las que estaremos de acuerdo en casi todo— han de enfrentarse (ya no será una charla amigable) con otras, y éstas pueden estar en el nivel de lo que Platón llama “inteligencia” (el “conocimiento razonado” y la “ciencia”; cuyo objeto es “lo permanente”, o sea, lo que la esencia es a lo perecedero, a lo aparente). Hay que tener en cuenta, además, que la teoría política (como bien sabemos los anarquistas) forma parte de la práctica de la política. La política es acción, tanto en la teoría como en la práctica. Por eso, no basta con la opinión y, mucho menos, la personal. Puede que esto choque con la concepción anarquista de la política, o mejor: que también sea pretensión del anarquismo enfrentarse radicalmente a la “ciencia” política; pero, para ello, tendremos que conocerla, digo yo; ponernos a su nivel, independientemente de que la aprobemos o no.
R/ Pues a mi si mi interesa la opinión mucho más que la teoría. Me preocupa y me interesa muchísimo más la opinión del hombre de la calle (como yo) que las obras completas de Platón, Marx o de Bakunin, él es real las esas obras sólo ideas.

>R/ Yo no pretendo conocer la opinión de los expertos, sino la de cómo cubrir las necesidades de la comuna como de la Federación, al objeto de determinar los bienes a producir que cumpla tales especificaciones, la técnica queda para la segunda parte del proceso, que como ya indique es la de cómo producirlos.

No entiendo muy bien este párrafo. ¿Te parece que la «técnica» es posterior a «cómo cubrir las necesidades»? (Dejemos aparte “cómo” establecer la comuna). Por si acaso, no diré nada hasta que no lo aclares un poco. Sin embargo, creo que tú tampoco me has entendido a mí del todo y no he podido ser más claro: yo no digo que decidan los economistas (anarquistas, por cierto), sino que nos ayuden a decidir; nuestro comúnmente admirado Bakunin reconocía “ese” tipo de autoridad.
R/ Reconozco mi error, no entendí el párrafo.


Yo no estoy tan seguro de eso; entre otras cosas, ¿qué sociedad queremos? Además, los deseos, como tú mismo has dicho, no bastan. Es en esto en lo que insisto. Sinceramente, si veo un problema es por qué no termino de ver dónde y cuando nos separamos y juntamos los diverso anarco-Z. No dudo que nos una algo, pero no consigo fijarlo. A veces pienso que quizá sea una característica propia del anarquismo no poder fijarlo y, por tanto, a la que debamos acostumbrarnos y saber emplear, pero, por otro lado, no puedo evitar la sensación de que “así no vamos a ninguna parte”. Es como si, antes de enfrentarnos a “los demás”, debiéramos hacerlo entre “nosotros”; cuando lleguemos ante ellos, ya estaremos, como poco, cansados. ¿O es que menospreciamos a "los demás" (al resto de políticas) de tal forma que no consideramos necesario enfrentarnos a ellos? ¿No será que tenemos un concepto de "política" demasiado, peculiar, propio, característico?
R/ ¿Y por qué fijarlo?. Cuando yo me refiero a la sociedad que queremos construir, vuelvo a repetir que es un concepto abierto o en construcción pero que partimos de una hipótesis común, esto es socialista en cuanto a que los medios de producción no tienen que ser de propiedad privada y sin el estado, ¿por qué tener que elegir entre Bakunin y Kropotkin?


Lo mismo me ocurre a mí, a pesar de las dudas. O que, pese a no poder fijar la ortodoxia, me considere ortodoxo (por así decirlo).
R/ Tanto fijarnos en los principios, nos olvidamos de las personas, por ejemplo ¿qué diferencia hay entre un cenetista y un cegetista? Inicialmente ninguna ambos son anarcosindicalistas. Tanto uno como el otro quieren una sociedad más justa (evito lo de anarquía a propósito) lo que les diferencia es el método. La ortodoxia ha fijado un método el que se salga de él es un traidor. ¿Para que sirve la ortodoxia? Para separar, para crear sectas, un grupo de iniciados que tienen la santa palabra, el dogma, por ello me declaro heterodoxo. Por eso traigo a colación lo de Tárrida: anarquismo sin adjetivos para superar tales discrepancias (yo, por el contrario me declaro anarcocomunista). Y volver a los inicios por lo de la fraternidad;si el anarquismo es una doctrina de amor, a que las separaciones, las descalificaciones. ¿Acaso no somos libertarios? Pues reivindico mi derecho a equivocarme, no por ello dejo de ser lo que soy por mucho que lo diga la AIT, CNT, FAI, CGT o vaya usted a saber quién.

Salud
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (0)
 


Responder Volver Ayuda
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje