Javier García Canela    jgcanela@telefonica.net Fecha  13/07/2005 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Re: Respondiendo lo que puedo   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Te agradezco que valores mi opinión, yo también valoro la tuya y la de los demás. Cuando preguntaba-exclamaba qué importancia puede tener una opinión personal, no quería incidir tanto en lo de “personal” cuanto en lo de “opinión”. Sobre la valoración del trabajo, lo mío, no puede ser un ejercicio de inteligencia, sino de opinión; no se trataría de un juicio razonado, sino de un “juicio de valor” basado en conjeturas. No estoy más que recordando la distinción que lleva a cabo Platón, en República, sobre los niveles del conocimiento. Perdonad si resulto pedante, pero conviene tenerla muy clara y presente en las discusiones teóricas que pretendan llegar a algo más que el “hablar por hablar”.
R/ Pues a mi me interesa tu opinión, es lo que quiero, y entiendo que no es un hablar por hablar, no vamos hacer ni un tratado ni un ensayo, sino cotejar opiniones.

Ahora bien, nos quedan muchas otras cosas que ver, no podemos contemplar los salarios como si fueran el ombligo de la economía.
R/ A nivel de análisis si por cuanto establecemos las condiciones de explotación. Además de que nuestra pretensión es la eliminación del salario.

También hay que realizar estimaciones de precios, tener en cuenta la mezcla de actividades “públicas” y “privadas”... y es cuando, yo, empiezo a perderme, a carecer de ciencia y, consecuente, coherente y lógicamente, a darme la sensación de que estoy entrando en el reino de los “juicios de valor” si sigo opinando. La economía es fundamental, cierto, por eso, no puede ser cuestión de opiniones.
R/ ¿En la sociedad actual o en la sociedad anarquista?. Yo por el contrario pienso que la economía no puede dejarse en manos de los economistas. Aunque pueda resultar chocante, ya que la economía es eminentemente política. Me explico, la decisión de que producir y como producir se desplaza del capitalista a la comuna no como un ente abstracto sino como la suma de voluntades, establecido el que producir, que es una decisión política, se pasa al como producirlo, y ese paso es de las distintas empresas autogestionadas. En cuanto a la división del trabajo, hay quién pretende la supresión de la división social del trabajo conduce al reparto igualitario de oficios "gratificantes" y "no gratificantes".(Christophe LE MONDE LIBERTAIRE, Paris, 28 de abril de 1994). Toda vez que no existe el beneficio, ni el salario ni los costes sociales dependientes del salario, ni impuestos, y esto es una cuestión política.

No me queda más remedio que confiar en el conocimiento razonado y en la ciencia de los compañeros anarquistas que sepan economía; y no para que decidan ellos, sino para que proporcionen los elementos de juicio que permitan colaborar en la toma de decisiones. Recíprocamente, esos economistas, tendrán que dejarse orientar por otros en cuestiones a las que no llegue su ciencia. En ciertas labores no se trata de recibir de acuerdo a las necesidades, sino de dar según las capacidades. Valorar es tarea común. Todos tenemos algo que aportar, pero no en todo. Hay temas para todos porque, además, el económico se relaciona, más o menos directamente, con otros en los cuales la “autoridad” de los economistas se pierde por completo.
R/ Yo no pretendo conocer la opinión de los expertos, sino la de cómo cubrir las necesidades de la comuna como de la Federación, al objeto de determinar los bienes a producir que cumpla tales especificaciones, la técnica queda para la segunda parte del proceso, que como ya indique es la de cómo producirlos.


Respecto a la «patente del anarquismo» te remito a lo que acabo de decir; que no la tenga «nadie» es un error, debemos tenerla todos, en común.
R/ De acuerdo contigo, pero me refería a que nadie da la patente a otro de anarquismo. Por otra parte no creo que haya diferencias entre los diversos anarco-Z, salvo la de los que nos quitan el nombre y lo unen a capitalista que esos no son anarquistas, serán liberales radicales o vaya usted a saber.

En esto baso la necesidad de un “dogma”.
R/ Entiendo que los que nos une es la sociedad que queremos.

Y en lo que dice Ameba sobre el poder y tú pareces resistirte a aceptar. Por eso, del resto de la intervención sólo hay una cosa que, a mi juicio —espero que no sea “de valor”—, desentona de un conjunto que suscribo: «Si hubiera un solo instante en el cual, aunque me fuera la vida en ello, pero el Estado fuera eliminado dime donde he de estar ese instante.»
R/ Es la expresión de un deseo, yo quiero ver la Anarquía es mi máxima aspiración, no soy tan cándido para creer que por el sólo hecho de expresar mi deseo se vaya a cumplir o que ese instante se produzca, soy consciente de que ni va a ocurrir, ni la voy a ver. El Estado y el Capitalismo cada vez son más fuertes tienen una capacidad de adaptación extraordinaria, además de que la gente los considera casi como inevitables. Desde los 16 años que soy anarquista ya han pasado 36 años y la lucha continúa.

Salud

>
>Salud                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (2)
 


Responder Volver Ayuda
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje