Juan    juan4@telefonica.net Fecha  11/07/2005 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: MacOS


Volver al foro Responder Re: Respondiendo lo que puedo   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Te agradezco que valores mi opinión, yo también valoro la tuya y la de los demás. Cuando preguntaba-exclamaba qué importancia puede tener una opinión personal, no quería incidir tanto en lo de “personal” cuanto en lo de “opinión”. Sobre la valoración del trabajo, lo mío, no puede ser un ejercicio de inteligencia, sino de opinión; no se trataría de un juicio razonado, sino de un “juicio de valor” basado en conjeturas. No estoy más que recordando la distinción que lleva a cabo Platón, en República, sobre los niveles del conocimiento. Perdonad si resulto pedante, pero conviene tenerla muy clara y presente en las discusiones teóricas que pretendan llegar a algo más que el “hablar por hablar”.

No pensaba yo que Dadísta y wg se referían con “la valoración del trabajo” a lo que tú pareces indicar, a qué importancia otorgar al trabajo, porque a esto sí contesté: todos me parecen igual de importantes, todos son necesarios. Luego, visto así, lo más objetivo parece igualar los salarios. Ahora bien, nos quedan muchas otras cosas que ver, no podemos contemplar los salarios como si fueran el ombligo de la economía. También hay que realizar estimaciones de precios, tener en cuenta la mezcla de actividades “públicas” y “privadas”... y es cuando, yo, empiezo a perderme, a carecer de ciencia y, consecuente, coherente y lógicamente, a darme la sensación de que estoy entrando en el reino de los “juicios de valor” si sigo opinando. La economía es fundamental, cierto, por eso, no puede ser cuestión de opiniones. No me queda más remedio que confiar en el conocimiento razonado y en la ciencia de los compañeros anarquistas que sepan economía; y no para que decidan ellos, sino para que proporcionen los elementos de juicio que permitan colaborar en la toma de decisiones. Recíprocamente, esos economistas, tendrán que dejarse orientar por otros en cuestiones a las que no llegue su ciencia. En ciertas labores no se trata de recibir de acuerdo a las necesidades, sino de dar según las capacidades. Valorar es tarea común. Todos tenemos algo que aportar, pero no en todo. Hay temas para todos porque, además, el económico se relaciona, más o menos directamente, con otros en los cuales la “autoridad” de los economistas se pierde por completo.

Respecto a la «patente del anarquismo» te remito a lo que acabo de decir; que no la tenga «nadie» es un error, debemos tenerla todos, en común. En esto baso la necesidad de un “dogma”. Y en lo que dice Ameba sobre el poder y tú pareces resistirte a aceptar. Por eso, del resto de la intervención sólo hay una cosa que, a mi juicio —espero que no sea “de valor”—, desentona de un conjunto que suscribo: «Si hubiera un solo instante en el cual, aunque me fuera la vida en ello, pero el Estado fuera eliminado dime donde he de estar ese instante.» Ni melancolía ni euforia. Por suerte, no faltan bares.

Salud                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (3)
 


Responder Volver Ayuda
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje