Juan    juan4@telefonica.net Fecha  6/07/2005 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: MacOS


Volver al foro Responder Re: Pues yo no os entiendo a ninguno de los dos.   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
«(…) mi enemigo natural (como anarquista) no son los marxistas sino los capitalistas, (…)»

Pues no creo que los marxistas piensen lo mismo. En mi opinión (y no es sólo una valoración subjetiva), no nos pueden ni ver.

«MI CONCEPTO DE LIBERTAD ES INCOMPATIBLE CON CUALQUIER ESTADO pequeñito, grande o cualquier otra denominación como por ejemplo "un Estado anarquista".»

Te ruego leas la respuesta a wg en “Para Juan”, me estoy cansado de repetir lo mismo una y otra vez.

«Confusión la tendrán los capitalistas, los anarquistas no, que Proudhon y también Bakunin utilizaran el termino en las dos acepciones de sociedad libre (por así decirlo) y como sinónima de caos, no nos confunde. Otra cuestión, es que a nivel de propaganda se utilice socialismo libertario (Gastón Leval) anarcocomunismo, etc, para evitar las connotaciones negativas.
El socialismo nace para llevar a sus últimos extremos los principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad de la Revolución Francesa. Y la Revolución Francesa fue una revolución liberal.
Que haya elementos liberales en la ideología anarquista es innegable, otra cosa es que seamos un tronco común que no lo somos.»

Aunque muchos se empeñen en ver el anarquismo como un llevar al límite las ideas de la Ilustración y el liberalismo consiguiente (por desgracia algunos anarquistas también lo creen), tal cosa es mucho suponer y olvida, en primer lugar, la historia anterior a la Edad Moderna y, después y entre otras cosas, que tomar algo de no significa proceder de. El anarquismo toma algo de la Ilustración, pero su origen es anterior (ancestral, diría yo) y en su configuración actual le debe más al movimiento obrero del s. XIX que al revoloteo más o menos liberal/libertario del XVIII; los cuales, a su vez, son deudores de un anarquismo, indefinido y (o por) poco estudiado que les precede. Las confusiones surgen al olvidar que las ideas interactúan entre ellas y dan lugar a otras diferentes, pero las que triunfan, sin hacer desaparecer a las demás, no suelen ser las más auténticas, sino las mejor adaptadas a las circunstancias. Por eso, a fines del XIX y principios del XX, triunfa el anarcosindicalismo, no el anarquismo. Ahora bien, como también existen otros sindicalismos, es evidente que el anarquismo no ha sido derrotado u olvidado, que ha conseguido insuflar su idea y, así, perdurar; en segundo plano, si se quiere, pero como las raíces, que no se ven, pero alimentan a la planta. Por otra parte, no todo el anarquismo —quizá temiendo una disolución— se hizo sindicalista; no obstante, la mayoría pensó que el movimiento obrero ofrecía una oportunidad que no podía desaprovecharse. “Cautivo y desarmado” (leáse: engañado y cebado) el movimiento obrero, ¿dónde recalará el anarquismo del s. XXI? Supongo que esto es lo que nos preguntamos aquí, ¿no?

«Soy revolucionario y subersivo (como pretensión personal).»

Lo de “revolucionario” en el anarquismo es tan matizable (su Revolución Social requiere unas condiciones tales que, por así decirlo, al llegar el momento de hacerla realidad ya no haría falta revolucionar nada) que, como acabo de decir (ya no sé si a wg o a Dadaista) me resulta más apropiado hablar de evolución de consecuencias revolucionarias. Respecto a la subversión, a pesar de que no seamos demócratas representativos, no creo que sea lo más honrado si tenemos en cuenta que nos aprovechamos del Estado de Derecho todo lo que podemos (sin renunciar a lo básico). Precisamente yo propongo aprovecharnos más (sin renunciar a lo básico), sin tapujos e hipocresías: que cambien el Derecho para que no tengamos que ser subversivos o marginados políticos.

«En cuanto a los conocimientos de economía, una reflexión, partiendo de la base que yo tampoco los tengo, pero los mínimos para diferenciar capitalismo y socialismo si. Entre ellos sobre competencia y el valor del trabajo y poder afirmar que el socialismo elimina la competencia.»

No creo que el socialismo anarquista eliminara la competencia, pero he de remitirte, de nuevo, al mismo hilo de antes. Siento que hayas sido el último al que he constestado, pero no es sólo que me canse de repetir, sino que temo cansaros a todos.

Salud                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (0)
 


Responder Volver Ayuda
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje