Juan A. Rodríguez Molina    juan4@telefonica.net Fecha  27/09/2006 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: MacOS


Volver al foro Responder Re: Ni choque de culturas ni choque de pueblos   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Vamos a ver, Ameba, puede que me pierda la retórica, aunque sé que es un defecto y procuro evitarlo, pero ¡cómo vas a encontrar en mi <texto ningún argumento que avale lo que> defiendo <con tanta fe> si lo que estoy diciendo es que no tengo ninguna fe en esta cuestión! Estaba, como te dije, contrastando; defendiendo a los israelíes “obligado”. (Por supuesto, no me centro —porque creo que no puede centrarse— en el reciente ataque de Israel a Líbano, por ser un episodio más de un conflicto mayor: una batalla más de la guerra; por eso, aunque pueda darme una idea sobre su postura ante el problema global, no me sirve del todo el artículo de Tanya Reinhart). No he leído a Huntington; me parece que habla del choque de varias civilizaciones (no sólo de dos) y da mucha importancia a la religión. No sé, repito cómo lo hace, pero, por lo poco que vislumbro, me parece que ha elegido bien el término más apropiado; porque no se trata de sociedades ni de culturas, sino de formas diferentes de civilizar.

Lo de la religión lo metí para mostrar (lamento no haberlo conseguido), precisamente, que por ese camino nos podíamos liar aún más, pues “lo mío” son las religiones, no, evidente y confesadamente, la política internacional. No creo que sea la religión la clave del asunto, sino, más bien, la civilización, pero desde luego hay que tenerla muy en cuenta. De ahi que sólo pergeñara un posible inicio y corté. Insistes en lo de religión/cultura; ya dije que cultura... Mejor voy a ir párrafo por párrafo.

1. <Para empezar... ahora mismo>. ¿No pretenderás que defiendo al capitalismo y al imperialismo o al Imperio del Capital? A ninguno de los dos o tres. Pero al Islam, menos aún. Si no defiendo a ninguna religión ¿cómo lo voy a hacer a la última, a la más experimentada? Tú no pareces terminar de captar lo que implica este detalle de ser la más reciente, la que ha aprendido de las que le precedían (de su entorno, que no es pequeño). Digo “menos aún” porque es más fácil enfrentarse al capitalismo que no a cualquier religión por tonta y bien-intencionada que parezca. Ese detalle que quiero hacerte ver es el de su descarada imbricación con la sociedad (no cultura); eso no lo hacen el judaísmo ni el cristianismo con la nitidez y energía del Islam. Y es un error pensar que pueda ser un acierto, pues se está minusvalorando a lo que él da más importancia: a lo religioso. Aspecto que para los otros dos es una cosa más, pues por mucha importancia que la den no sobrepasa a lo otros (económico, político, etc.). No creo que haga falta demostrarlo citando a presuntas y auténticas (que de todo hay) autoridades. Y, ¡faltaría más!, siempre se podrá discutir. De todas formas, el día 16 te dí una razón de bastante peso: El Corán («recitación») es inmutable (desde fines del califato Omeya), no es obra de Mahoma, sino de Alá; Mahoma leyó lo que el arcángel San Gabriel le señalaba por orden divina. Nada se interpone entre Dios y el hombre. Es lógico que, en su propio seno, surja una corriente como la de los mu’tazilíes, que no aceptaban tal exageración y, sin negar la absoluta trascendencia de Alá, lo que pretendían era adaptarlo a las circunstancias, digamos; pero no triunfaron, se buscó una “vía media”, cada vez más angosta, en lugar de aceptar plenamente la capacidad especulativa de la razón. ¿Te parece poca prueba? Puedes encontrarla en cualquier manual. Del Corán sale, primero, mucha ley y, más tarde, muy poca teología.

Lamento decirlo, pero lo que me parece este primer párrafo es una acusación de que estoy influido por un bando, cuando lo que se adivina es que tú estas demasiado influido por el otro. Te recuerdo que entré en esta discusión diciendo que no podíamos apoyar a ninguno, que los dos se equivocan tanto como aciertan. Suponiendo que estuviéramos ante una yihad, ¿acaso no es lícito a un islamista extender su religión? Por supuesto; respeto sus creencias, que haga lo que quiera; ahora bien, si su religión no me interesa, supongo que podré decirselo, ¿no?, que sepa que a mí no me la va a “extender”. Si la yihad se utiliza para otros intereses más prácticos, o no, es cuestión secundaria, lo importante es saber en qué lado se está materialmente, no idealmente; o sea no creo que se pueda elegir; como no pudieron elegir los internacionalistas en la I Guerra Mundial. Como anarquistas, nuestra obligación es luchar contra el imperialismo de nuestra “cultura” tanto como contra el de otras, pero colocados en la disyuntiva, como creo que estamos o acabaremos estando, ¿qué haremos? Lo que estoy diciendo, con cierto dolor de corazón, pero total sinceridad, es que prefiero el capitalismo al islamismo, el pan-arabismo o cualquier otra forma de “civilizar”. En definitiva, que prefiero tener enfrente un Amo que un Dios. El problema es que, quizá, siempre vayan juntos. Por eso, quizá, siempre seré anarquista.

Lo extraño es que un anarquista no tenga esto meridianamente claro, que no sepa de dónde viene ni dónde está. El otro día dijiste, discutiendo una afirmación mía, que no se podía ser cristiano y anarquista; no creo, como han dicho, que Jesús fuera una especie, digamos, de anarquista, pero te aseguro que todos los anarquistas proceden del cristianismo o del judaísmo (no nos vayamos más hacia Oriente). Será por algo. Me parece que ya lo dije, además: esas dos lo-que-sean, separan, distinguen; el Islam, junta, revuelve, une indisolublemente. Otra cosa es que musulmanes (islamistas) no separen también o que judíos y cristianos no revuelvan. No sé si me explico. Lo dejo. Espero, al menos, haber dado algún indicio para que consideres por qué si la religión no es la clave, está, sin embargo, impregnando todo el asunto desde el principio; no de nuestra discusión, sino del conflicto real. En un mundo laico y secularizado (como también lo era, y es en algunas partes, el islámico), es más díficil verlo, pero no imposible. Para ver si termina la discusión sobre este punto, te invito a que observes qué religión era dominante allá donde más ha arraigado el anarquismo; no me negarás que ha sido en zonas, no ya cristianas, sino católicas. U ortodoxas. A pesar de la Inquisición, es fácil ver que la Reforma, por (no tanto o no igual que en el Islam) quitar intermediarios entre Dios y el hombre, produce más fanáticos que el catolicismo. Ergo, si no quitas a Dios, cuanta más “zona intermedia” quites, peor. La historia lo muestra con claridad al que quiera verlo.

2. <Palestina es quizás la única estructura política con algo parecido a las “democracias occidentales”>. ¿No te parece que esta afirmación es contradictoria con el conjunto, no sé si de tu “toma de partido”, pero sí de una de las dos mayoritarias? Desde luego, no coincide con el asunto concreto del Líbano, donde no está Hamas, sino Hezbollah. A los palestinos puede que les pase lo mismo que a los israelíes: que ojalá les dejaran dirimir su conflicto a ellos solos; tener, por así decirlo, su guerra en paz. Pero olvidaríamos que ese conflicto, que ya originariamente se debe a fuerzas oscuras ajenas a ellos, ahora les sobrepasa con creces.

3. Siguen unos cuantos párrafos que creo haber comentado ya, pero voy a intentar ser más preciso, extrayendo partes de ellos (sin sacarlas del contexto).

- ¿Dónde he dicho yo que <todas las culturas musulmanas son lo mismo>.? ¿Cómo voy a decir esa barbaridad que sólo por ser tú, voy a considerar un lapsus? No el que hayas pensado que yo pueda sostener eso, sino que “eso” no se sostiene. Musulmán quiere decir que sigue la religión del Islam, la fe en la revelación que tuvo Mahoma. Una revelación puede surgir en una cultura, pero no crear una cultura. De hecho, se ha extendio por culturas tan diferentes como las de Arabia, África o Asia. En una sociedad (que tampoco es lo mismo que una civlización) coexisten ámbitos diferentes (económico, político, religioso, cultural en el sentido de Ministero de Cultura...). Cultura en sentido antropológico no es más que la adaptación al medio y, mira por dónde el medio humano incluye lo que unos llaman espiritual, como algo distinto radicalmente de lo material; otros consideran que hay diferentes géneros de materialidad y otros, incluso, que todo es espíritu y el resto apariencia. Dependiendo de cuál de estas perspectivas se adopte, la acción de lo religioso en la sociedad se verá de una u otra forma ya que esa parte religiosa, sin duda, conforma, junto (y casi siempre en contra del resto: dialéctica) lo social entero. Por supuesto, yo adopto una postura materialista, no influido por nuestro común conocido Gustavo Bueno, sino ayudado por él, porque gracias a la Historia ya era materialista sin saberlo, si quieres, o sin tener plena conciencia de lo que eso significaba —mi grosero materialismo de hace bastantes años consistía en dudar si las ideas no serían materia, más sutil, pero materia; ¿qué cóño iban a ser si no? En fin, yo creo que si seguimos por estos andurriales, desde luego, acabaremos conociendo mucho más profundamente el conflicto, pero ¿cuándo?
- No hablaba de política, sino de historia. Pero de sus diferencias y semejanzas también habría mucho que decir. No es otra amenaza, pero a mí me interesa más, como estudio, la historiografía que la Historia. Tan sólo diré que, me creas o no, la Historia es más política que ciencia, tanto la “buena” como la “mala”; no es un defecto del historiador que sea política, sobre todo si es “buena” — rigurosa, lo menos subjetiva posible, etc.
- Lo de la religión romana. Recuerda que dije «en puridad», o sea poniéndonos muy estrictos; y creí haberlo explicado un poco antes. No me importa aclararlo, pero es algo sobre lo que no pienso que debamos perder el tiempo aquí, tampoco. El término “religión” es latino; ni egipicios, sumerios, griegos, celtas, chinos... musulmanes ni judíos, poseen tal palabra o no es original; no es que tengan otra, es que no tienen ninguna directamente traducible. El cristianismo tirunfante (no el originario), más romano que judío (otro brochazo), adopta sin problemas el término y cuando habla de otras creencias y prácticas que se ocupan del mismo ámbito, lógicamente, les aplica el vocablo que él usa. Pero al estudiar con más detenimiento, no solo las doctrinas religiosas, sino su relación con la sociedad (su historia), se observan diferencias tales que no es ninguna tontería pensar si ellos ven lo religioso igual que nosotros. Nada más. Y nada menos, si tenemos en cuenta lo que ocurre al invadir una “religión” “culturas” extrañas. En la actualidad, con la internacionalización de todo y el laicismo, cuando se habla de “privatización de la religión”, de que la religión debe quedar para la intimidad y esas gilipolleces (perdón, pero lo son), todo esto puede sonar a chino o resultar obsoleto, pero no deja de ser curioso que la religión más activa hoy, sea la que más supedita todo a lo religioso: el Islam. Acaso haya dado a entender que es este el motivo de que me parezca una religión de seres inferiores; ¡todo lo contrario, Ameba!, por eso la considero más peligrosa. Ya he dicho que es la alumna más aventajada en el ámbito religioso. ¿Me explico?

Me parece que me estoy extendiendo mucho. Ya seguiré, procurando ser más conciso y ajustado al asunto.

Salud

P.S.: No es mi intención caer en un reduccionismo religioso, repito que no es la clave; pero hay que prestarla especial atención porque es muy socorrida y, bien manejada, el arma más útil. Es parte de la clave.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (0)
 


Responder Volver Ayuda
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje