Juan A. Rodríguez Molina    juan4@telefonica.net Fecha  19/09/2006 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: MacOS


Volver al foro Responder Re: Lo dudo   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Como había escrito antes tu respuesta, lo envío con las novedades, tras haber pasado antes por el blog de Antonio.

Podría titular esto con un “Lo siento: estaba equivocado”.

Voy a incluir lo que estaba discutiendo sobre este MCRC con una persona a la que me siento bastante cercana por su actitud ante problemas políticos tan complicados como el anarquismo. Lo incluyo porque iba a hacerlo así (vease el P.S.) antes de leer el último escrito de Antonio (con el cual, por otra parte, creo que también me llevaría bien aunque estaríamos discutiendo constantemente), pero he de añadir que, tras dicha lectura, he decidido darme de baja de este proyecto; al que, no obstante, seguiré con interés.

Acaso alguno piense que se trata de un giro demasiado rápido, teniendo en cuenta que apenas lo separan unos minutos de lo que escribía a Paco. Aunque ya le explicaba mis dudas, esperaba a conocer al natural a sus componentes y, hablando, no escribiendo, hacerme una idea más cabal. Pero, la verdad, eso de que «El Estado de Partidos, y la Sociedad del como si existiera democracia, han motivado el nacimiento de un “Movimiento de Ciudadanos hacia la República Constitucional“, para legitimar a los partidos, civilizándolos en la sociedad civil; legitimar a los poderes del Estado, separándolos con elecciones independientes; legitimar las Autonomías, derogando los Estatutos discriminatorios y transfiriendo a los Ayuntamientos las competencias y recursos susceptibles de municipalización»; como digo, esto, unido a lo que incluyo, me ha hecho ver que yo no iba a poder cuadrar nunca en tal Movimiento. No es eso lo que yo quiero; no es mi intención legitimar nada y menos partidos, poderes y Autonomías, cosas que siempre acaban siendo muy “suyas”. A pesar de “querer entender” eso de “legitimar”. En resumidas cuentas que, como temía, mi pragmatismo no ha vencido.

Tanto al comprometerme con él, como ahora al descomprometerme, he procurado ser sincero conmigo y con los demás. Lamento las pequeñas molestias que haya podido ocasionar tal conducta (demasiado dubitativa y, a la vez, impulsiva, quizá); espero que se entienda.

Salud
———————————
Apreciado Paco:

Con esas fuentes (lo que dice en el blog y la Wikipedia) es lógico que surjan dudas respecto a la viabilidad del proyecto. Yo las tuve. Y las sigo teniendo, como dije en el anterior comentario (titulado “Lo dudo”, no sólo contra el tuyo, sino porque es mi situación actual frente al asunto). Pero veamos las dudas:

1) El “personaje”. Sencillamente, no conozco a la persona, sino al “personaje” (no entremos aquí en si, ya “persona”, originariamente indica que se representa un papel, etc.); creo que se me entiende. Pero es que, tanto la persona como el personaje, a mí, dicho un poco a lo bruto, me importan tres pepinos. En política no cuenta el individuo (la condición humana), sino las ideas. Y las ideas de Trevijano, con aspectos o partes discutibles, no son ninguna tontería, pero hay que leer sus libros para verlo, no su blog. (Si observas mis intervenciones, no me decido a apoyarlo hasta principios de este mes, después de haber consultado de su bibliografía lo que no conocía y observar cómo iban sumándose personas, aparentemente, capaces y dispuestas. Pero esta es la otra duda que quiero tratar).

2) Si en política no cuenta el individuo ni es la condición humana su tema, es evidente que sí lo es el grupo y que, no por ser grupo, deja de ser humano. Quiero decir: las ideas de Trevijano son demasiado racionales y, por eso atraen a personas capaces y dispuestas, hartas de la estulticia política presente y a las que un proyecto así, lógicamente, ilusiona, pero... siempre hay peros... me temo que sin la experiencia que el tipo de lucha propuesto por Trevijano requiere. Aunque, a lo mejor, no he captado el “tipo de lucha” del MCRC y estoy juzgando por la que a mí me parece que pudiera ser. De ahí gran parte de mis dudad actuales, ya “comprometido”. Además, debo reconocer que me rechina cuando le llaman “Maestro” y alaban sin ponerle apenas “peros” que, como digo, siempre hay.

No creo que García Trevijano se considere “campeón de la libertad” (todo lo contrario, se siente derrotado en la batalla por la libertad, pero no se rinde); lo de “precursor” del mayo-68 no se lo he leido nunca; lo de Guinea, ha demostrado que no se hizo lo que él propuso; y en cuanto a la Transición, sinceramente, Paco, ¿cuantos se comportaron con su dignidad? Insisto, puede que yo ande engañado, pero tú, perdona que te lo diga crudamente, no tienes ni idea, has escuchado más la propaganda (auténtica especialidad de la peor izquierda, con la segura complacencia de la derecha en este caso) contra él, que a él o a los hechos.

Si nos metemos con sus teorías —repito que no basta con el blog—, sin sus cuatro libros, que tampoco son tantos y se repite a menudo, te quedas en la superficie. Se repite porque lo que sostiene es de una lógica inapelable: No hay democracia, ni en Europa ni en América; sólo la Constitución de los EUA, sobre el papel y cuando se escribió, se aproxima a su Teoría Pura de la Democracia. Teoría que no saca de la nada, sino de la historia y la capacidad humana para cambiar las cosas. Es un idealista, pragmático por experiencia y conocimientos, pero idealista radical. Así como nosotros somos anarquistas porque siempre habrá dominio de unos sobre otros, él es políticamente racional porque siempre dominará el irracionalismo. Por eso le he dado mi apoyo. Por eso dudo sobre la viabilidad de su proyecto.

Y por eso, antes de discutir una Declaración de principios que, sinceramente, no me termina de convencer por varios motivos (estoy revisando), creo que convendría atender a lo sustancial de su teoría, en lugar de a los “valores de este señor”.

Salud

P.S.: Por un sentido, acaso confuso de la honradez, voy a enviar este mensaje, tal cual, al blog de Trevijano. Espero que lo entiendas y que no te moleste. Sólo añadiré una introducción explicativa. (Ya te dije que yo no puedo decir una cosa aquí y otra allá; pienso lo que soy, no soy lo que pienso).
————————

Nota Final: Puede que también tenga un sentido confuso de la lealtad, pero doy permiso al blog para censurarlo, si lo considera conveniente; mejor dicho: inconveniente.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (5)
 


Responder Volver Ayuda
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje