Ameba     Fecha  5/12/2005 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Re: La China (ex)comunista   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Sobre derechos humanos en China sólo hace falta acercarse a los informes de AI sobre Asia y Oceanía (http://web.amnesty.org/report2005/2as-index-esl) o buscar en el google. Supongo que a la gente de Tiananmen, a la oposición tanto de izquierdas como de derechas, a los activistas sociales y a las minorías nacionales (uigures, tibetanos, mongoles, etc.) le tiene que hacer mucha gracia artículos como el de Esplugas o conceptos como eso de la libertad práctica (ver texto en inglés de J. Liem).

El tal Albert Espulgas hace una serie de comentarios que no se sostienen con un mínimo conocimiento histórico y político. Para empezar la web donde escribe es el Instituto Juan de Mariana, cuya ideología se define claramente en http://www.juandemariana.org/pagina/10, donde dice

“La misión del Instituto es investigar y dar a conocer al gran público español, europeo y latinoamericano, los beneficios que para los intereses generales proporcionan la propiedad privada, la libre iniciativa empresarial y la limitación del ámbito de actuación de los poderes públicos. Entendemos que sólo a través de la defensa y fortalecimiento de estas instituciones es posible garantizar los valores de la convivencia en paz y libertad, así como alcanzar cotas crecientes de bienestar y prosperidad para todos. De este modo el Instituto pretende convertirse en un punto de referencia en el debate de las ideas y de las políticas públicas con la vista puesta en una sociedad libre en la que los individuos que la componen disfruten del menor grado posible de coacción institucional.”

Es decir, el objetivo de este instituto como, lógicamente, de los artículos de Esplugas es defender por encima de todo lo peor de la ideología liberal.

En el art. “Libertad y sufragio” dice:

“La libertad es libertad venga o no acompañada de sufragio. Lo que hace liberal a un Estado mínimo no es que sea democrático, sino que sea mínimo. La cuestión es determinar qué tipo de sistema político es el que favorece un mayor grado de libertad.”

Se confunde liberalismo con libertad. Un liberal puro perseguirá el estado mínimo. ¿Pero según qué supuestos el estado mínimo garantiza mayores grados de libertad? El estado mínimo que predican los liberales-libertarianos se basa en la existencia de instituciones coactivas (policía y sistema judicial) dejando en manos privadas el resto. Las desigualdades provocadas por un sistema de estas características son evidentes. Pero a los liberales no les interesa la desigualdad económica y social. Por lo que no vamos a hablar de ello. Cuando las mayores cotas de libertad están relacionadas básicamente con que la democracia llegue a todas las instituciones (públicas, sociales y privadas) y que el poder no esté concentrado sino distribuido. Más democracia y distribución del poder produce mayor libertad. Las ideas relacionadas con el estado mínimo proceden de planteamientos que consideran al Estado como un fetiche. El Estado, su tamaño y la importancia del mismo son consecuencia de la falta de democracia y de la excesiva concentración del poder. Esas son las variables importantes y no otra cosa. El Estado y la gran empresa como ejemplos de concentración del poder y de funcionamiento anti-democrático son las instituciones que debe hacer desaparecer un libertario consecuente.

En el art. sobre la China Excomunista dice:
“En ocasiones se pone el acento en la carencia de “libertades políticas”, obviando que la libertad no viene dada por el grado de participación democrática sino por la medida en que cada ciudadano puede perseguir sus fines sin interferencias. Y actualmente en China la mayoría de gente puede perseguir sus fines incluso con menos interferencias estatales que en algunas democracias occidentales. Los españoles trabajamos para el Estado el doble que los chinos y numerosos sectores están allí marcadamente más liberalizados que aquí. Si la China de Hu Jintao es comunista, ¿qué es la España de Zapatero?"
"China es un país con luces y sombras. Hacer una valoración política en base únicamente a las sombras es enjuiciar la realidad a medias. Porque si bien es muy cierto que las democracias occidentales podrían servir de ejemplo a China en varios aspectos, no es menos cierto que en otros las democracias occidentales harían bien en aprender del país asiático.”

Este es un concepto de libertad (pragmática) muy curioso, seguramente influido por el gurú liberal Von Mises (“Un hombre es libre en la medida que le es permitido elegir los fines y los medios para alcanzarlos”. La acción humana. 1985), que adultera y reduce la libertad a los derechos socio-económicos (trabajo, salario justo, propiedad), que, por otro lado, distan mucho de estar garantizados en la práctica para una gran cantidad de gente tanto en occidente como en China.

A lo largo de los dos textos, Esplugas incurre en tres defectos considerables:

1. Confundir liberalismo con libertad.
2. Confundir democracia con democracia liberal (representativa y/o parlamentaria). Es evidente que para los liberales la democracia de verdad es un enemigo.
3. Como consecuencia de lo anterior, se menosprecian los derechos humanos, dando mucha mayor relevancia a determinados derechos socio-económicos, concretamente al derecho a la propiedad.

Sobre el texto de Liem (el que está en inglés) hace una delirante extrapolación del mundo de una pequeña localidad, Lijian, a toda China. Es curioso que hable de una zona habitada por una minoría étnica, los Naxi, cuyas peculiaridades culturales les apartan de la cultura dominante en china.

Y es curioso que se ponga en los artículos mencionados al pueblo chino como ejemplo de iniciativa privada y como ejemplo de sociedad sin grandes interferencias estatales. El pueblo chino ha sido y es una cultura que considera al Estado (el Bien Supremo) como un continuador de la familia, el individuo se considera parte del Estado casi de una manera mística. Por ese motivo, además del “silencio administrativo” (como en el franquismo) no se expresan públicamente los conflictos entre los obreros y el capitalismo de estado chino (empresas privadas extranjeras y el gigantesco estado monopolístico chino).

Hay en los tres artículos de referencia una tendencia delirante a pensar que la empresa privada es una institución casi altruista, creada para producir directamente bienestar en la sociedad. Y que el mundo del dinero es casi el único mundo posible. Es delirante pensar que el dinero, la iniciativa y la empresa privada pueden resolverlo todo. Es absurdo y no hay argumentos que no tengan que ver con la fe inquebrantable y casi religiosa en eso que llaman la mano invisible.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (6)
 


Responder Volver Ayuda
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje