Ameba     Fecha  25/09/2005 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Re: Determinismo/Voluntarismo   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Mis disculpas por no haber contestado todavía a lo de Gustavo Bueno y el mito de la izquierda en el anarquismo, estoy en ello. Pero la falta de tiempo y que la respuesta que me salió en un primer momento era un poco caótica y excesivamente larga (por lo que algunas partes eran demasiado crípticas por alguien que no sea yo mismo), no me ha permitido contestarte inmediatamente, por lo que voy a ver si tengo “un rato” para estructurarlo mejor y dividirlo para hacerlo más comprensible (el tema es complejo y creo que lo merece). Creo que no se puede entender bien una crítica a lo que dice del anarquismo Bueno sin haber analizado previamente la propia teoría política general del autor.

Cuando se habla de determinismo hay que saber de qué tipo de determinismo estamos hablando (físico, biológico, social, psicológico, teológico) y si conocemos o nos planteamos límites a este determinismo. Quiero decir que más allá de la crítica que se haga al método científico y a lo que se considera ciencia, la propia ciencia se autolimita lógicamente en aquellas cuestiones y conceptos que se salen del ámbito científico por su propia forma (metafísica o por ser más propias de la filosofía o de la ética) o por el hecho de no tener herramientas o conocimientos suficientes para poder hacer que sea posible estudiarlas. Los límites de la ciencia deben estar claros en cada momento y es necesario distinguir entre datos científicos y teorías científicas y entre éstas y las teorías filosóficas aplicadas a la ciencia. La cuestión es que cuando hablamos de determinismo y voluntarismo, es decir, de la libertad, estamos hablando de filosofía, no de ciencia. En este sentido, es necesario conocer la definición y los límites, por ejemplo, del concepto científico emanado del determinismo biológico. Un dato científico impecable es, por ejemplo, que los cromosomas sexuales en conjunción con los flujos de hormonas sexuales determinan absolutamente el sexo biológico. Una teoría científica parcial es aquella de explica “la causa” de la depresión en los niveles de neurotransmisores en el cerebro. Es decir, en este caso estaríamos hablando de que existen datos científicos que relacionan, por ejemplo, los niveles de serotonina y de noradrenalina con los signos y síntomas de la depresión clínica. El dato científico es que existe una correlación entre estos neurotransmisores y la depresión. Pero esto no quiere decir que haya causa-efecto, es decir, que la depresión esté determinada por dichos neurotransmisores. La hipótesis de la determinación biológica o bioquímica de los trastornos mentales es una teoría científica reduccionista tanto en un sentido peyorativo como metodológico (ya que todavía no existen suficientes conocimientos sobre la relación entre neurología y psicopatología para deducir conclusiones científicas). Una teoría unificadora en este tema es la teoría bio-psico-social para la comprensión y la explicación (peudo-explicación) de los trastornos mentales. Pero esta no es ni puede ser una teoría determinista, no sólo por las propias características de las variables implicadas sino porque sólo se puede aplicar el método científico en aspectos parciales y como máximo se pueden expresar hipótesis que manejes datos correlacionales (probabilísticos). Es decir, no existe una teoría psico-neurológica unificadora ni existe una teoría científica unificadora de la totalidad de lo existente. Por lo que la ciencia tiene que expresarse en forma de saltos (categoriales) entre la física general y la cuántica, entre la química orgánica y la biología, entre la biología y la psicología, entre el estudio de la materia y el estudio, por decirlo de alguna forma y dicho metafóricamente, de la literatura. Por eso cuando hablamos de determinismo desde un punto de vista científico tenemos que tener en cuenta que dicho determinismo viene “determinado” por sus propios límites. Pongamos un ejemplo, extremo, está claro que existe un determinismo biológico del sexo (biológico) pero no existe un determinismo biológico en la creación de un poema. Y si no me equivoco, la teoría del cierre categorial establece este tipo de cosas de forma clara. Esto es, y dicho vulgarmente, que como mucho sólo se pueden establecer correspondencias análogas (no unívocas) entre determinados campos categoriales distintos, pero entre otros no cabe analogía alguna.

Todo esto que estamos hablando es lo que se define en filosofía como el problema del “monismo ontológico”, es decir, si “el todo” o si el conocimiento puede reducirse a una sola categoría. La idea de una teoría unificada de la ciencia hoy en día no es más que un proyecto, entre otros tantos, y sus implicaciones en teoría (filosofía) de la ciencia están sujetos a controversia. En todo caso, una teoría monista de la ciencia estaría muy lejos de cualquier tipo de reduccionismo “científico” como el que manejan los defensores de los determinismos. Ya que al carecer de una teoría o conocimiento unificados no cabe la existencia de un determinismo (unificado) de la conducta humana, como tampoco es posible con una mínima base lógica que una determinada ciencia pretenda la absorción del resto. Por eso hablo de “determinismos”, en plural, porque en último término la consideración de una conducta multideterminada, es decir, la consideración de la influencia de múltiples causas “materiales” (físicas, biológicas, ambientales, sociales, psicológicas) o determinismos nos retrotraen a un concepto complejo del ser humano en el sentido de procesador de múltiples fuentes de información, ya que no es posible hablar de una determinación absoluta teniendo en cuenta estos factores, sino como mucho de condicionantes o de determinismo parcial. Por lo que estaríamos hablando de la necesidad lógica de un “organismo mediador”, es decir, de la capacidad de decisión, de la inteligencia (en sentido amplio), de la voluntad y de la libertad. Una consideración contraria nos obligaría a contemplar como un determinismo el hecho de que el ser humano no sea omnisciente o que no pueda volar. Es decir, el determinismo aplicado a la conducta humana sería en último término una metafísica bastante vulgar.

Existe un artículo publicado en el especial sobre Kropotkin de la revista polémica (Gerard Jacas, enero 1992), titulado “Apoyo Mutuo contra lucha por la existencia (El antidarwinismo de Kropotkin)”, en donde se explican los fundamentos del darwinismo social y su relación con el pensamiento de Kropotkin. Según Jacas, Darwin trató de encontrar una correspondencia unívoca entre naturaleza y sociedad (con lo cual el capitalismo adquirió su estatuto de legitimidad científica), cuando esta relación sólo se puede establecer por analogía. Kropotkin tiene el mismo planteamiento, aunque de signo moral contrario, ya que “se niega a reducir la vida social de los hombres a una lucha despiadada entre congéneres”.

Desconozco si es correcta la interpretación política de la obra de Darwin que hace Jacas, desde luego en “El origen de las especies” no hay nada parecido. Además, fue Spencer en la misma época quien transformó algunas de las ideas de la teoría de la selección natural en la teoría del darwinismo social. Por otro lado, la teoría de Darwin ha sido interpretada políticamente de muy distintas maneras, el marxismo, el liberalismo e incluso el nazismo han querido ver en la obra de Darwin las bases de sus ideas políticas. Y también ha sido reinterpretada actualmente de forma grosera por la teoría (pseudocientífica) de la sociobiología, sustento del darwinismo social en nuestros días.

La cuestión importante es que tanto la teoría del darwinismo social como la del apoyo mutuo de Kropotkin son teorías deterministas de tipo biológico.

A grandes rasgos el darwinismo social parte de una ontología (y ética) materialista que implica un, podemos llamar, egoísmo esencial, es decir, el hombre persigue fundamentalmente sus intereses individuales “materiales” (“homo economicus”). Y cuando aparentemente se produce un comportamiento prosocial es debido a las consecuencias egoístas de dicho acto. O dicho de otra forma, en términos evolutivos, la historia del hombre es la lucha por la supervivencia de los más fuertes. Lo que quiere decir que el hombre se dota de identidad al competir con otros hombres. De todo ello se deduce que deben existir jerarquías y clases que "separen" a los más adaptados o fuertes de los menos. La existencia de pobres y ricos, de las diferencias en status social y económico, se sirven de dicho supuesto.

La teoría de Kropotkin sería la otra cara de la moneda del darwinismo social ya que parte también de una ontología (y ética) materialista. Pero en este caso implica un, podemos llamar, altruismo esencial, es decir, el hombre persigue básicamente el apoyo mutuo, una especie de impulso natural a preocuparse de los problemas colectivos. Esa solidaridad innata predetermina una moral determinista. Puede parecer una contradicción para determinadas escuelas filosóficas el hecho de relacionar afirmativamente moral y determinismo. Pero, así como en el caso del darwinismo social el tema está más claro, en la teoría del apoyo mutuo es algo más complejo ya que Kropotkin manifiesta que la “moral es absoluta” y está implícita en la naturaleza. Y, por otra parte, no parece plausible que más allá del “origen ético” de la moral, es decir, sea porque esté basada en una metafísica o en el utilitarismo (base de la existencia de “un orden moral natural” para Kropotkin), se pueda plantear la existencia de un “hombre amoral” en “estado de naturaleza”, la moral se construye pero está unida irremediablemente a la experiencia de la conciencia. De lo cual resulta que “el orden moral” está fusionado con el proceso de hominización, por un lado, y, por otro, emanaría de la propia supervivencia de los grupos sociales e individuos en un sentido filogenético y ontogenético.

En el libro “los Anarquistas, la teoría”, de Horowitz, se esbozan una serie de conclusiones parciales sobre el pensamiento anarquista que son muy interesantes para el tema que nos ocupa, más allá de la falta de objetividad y del evidente sesgo debido a la falta de conocimientos filosófico-políticos y a su propia ideología a la hora de analizar las teorías anarquistas como una totalidad y sobre los distintos autores anarquistas. Horowitz mezcla sin demasiado rigor ideas de autores diferentes, y conceptos antagónicos, dando mayor preponderancia a unas ideas sobre otras sin ningún criterio. Por ejemplo, cuando habla del concepto de ayuda mutua dice:

“…Las doctrinas políticas del anarquismo son totalistas. Son antiegoístas porque el egoísmo es una expresión de la civilización. El anarquismo es antifatalista, porque el fatalismo viola la libertad individual. El hombre natural tiende a la asociación voluntaria basada en la práctica de la ayuda mutua. El concepto de ayuda mutua, aún cuando comparta muchas propiedades con el del altruismo, difiere de éste, ya que el altruismo implica la sumisión consciente del yo en un medio egotista. La ayuda mutua se halla socialmente sistematizada. No existe la psicología del egotismo en la sociedad anarquista y, por tanto, el altruismo no puede tener una base psicológica. En esta sociedad no se realizaría un acto altruista; se realizarían actos sociales a todos los niveles, ya fuera en defensa del yo o en beneficio de otras personas… Este aspecto utilitarista de la “ayuda mutua” es dominante en el anarquismo…”

Horowitz comete varios errores aquí, como el hecho de meter en el mismo saco el concepto de apoyo mutuo de Kropotkin y el “anti-fatalismo” anarquista, cuando son relativamente contradictorios. Pero lo que me interesa para el tema de la moral determinista y, por tanto, para los conceptos de libertad y voluntad, es que el altruismo no tiene base psicológica sino biológica, esto último no lo dice pero esa es la cuestión. Por lo que importancia de la moral (no está tan claro como ya he dicho) quedaría muy reducida y, sobre todo, la voluntad quedaría anulada.

El concepto de moral y, por tanto, de justicia, de Cano está muy condicionado por ese concepto tradicional del determinismo que hace desaparecer en cierta forma la moral. Este hecho está relacionado con los conceptos de determinismo y de moral de los que abusa Cano, esto es, el determinismo biológico y la base ética de la moral cristiana (el libre albedrío). Del mismo modo que considera la contradicción en términos de dualismo metafísico (cristiano) contra materialismo. Y, por tanto, identifica la voluntad (y la justicia clásica) con el espiritualismo.

En la primera intervención de Cano hace una extensa explicación de los fundamentos genéticos de la conducta, y termina diciendo que la conducta está siempre determinada por la herencia y el contorno (ambiente). Pero después de decir esto, que nadie en su sano juicio podría contradecir, realiza un salto en el vacío. Y pasa a poner en tela de juicio el concepto de voluntad, ya que según él la genética responde negativamente y de una forma categórica.

Creo que la primera intervención de Cano es suficiente, después de lo dicho, para refutarle. Cano habla de “gran cantidad de factores” en el determinismo de la conducta, sin embargo, sólo explica el funcionamiento del determinismo biológico e incluso se puede decir que ni siquiera eso, habla más bien de una subespecie, el determinismo genético. Y sigue diciendo lo siguiente: “…se ha demostrado que aquella acción no pudo ser otra que la que fue…”. Esto último es una especie de determinismo físico en el sentido de determinación espacio-temporal. Por supuesto, que ese determinismo es absoluto y sólo sería evitable con una máquina del tiempo. Volvemos, por tanto, a observar una argumentación confusa ya que desde este punto de vista la postura contraria a la determinación sería que el hombre pudiera traspasar las fronteras espacio-temporales, es decir, ser Dios. El determinismo materialista de Cano para ser congruente necesita contraponerlo con un espiritualismo extremo, de otra forma no tiene argumentos.


                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (5)
 


Responder Volver Ayuda
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje