Alberto     Fecha  9/03/2006 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Linux


Volver al foro Responder Re: Anarcoindividualismo hoy   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Respondo según las tesis de Kevin Carson (o lo que yo creo que diría él, como no entiendo el inglés tampoco puede leer lo que dice bien, sino medio entenderlo). No me interesa responder según mi opinión personal, porque abrí este hilo precisamente para conocer opiniones distintas sobre el mutualismo (la he estado siguiendo en los últimos meses esta teoría).

> Sin ese control, el laissez faire produce grandes desigualdades socio-económicas y, por ende, en el reparto del poder.

Nunca ha exisitido la economía de mercado laissez faire, lo que provocó la acumulación de capital fue la intervención del Estado. Lo trata en The Iron Fist Behind the Invisible Hand: http://www.mutualist.org/id4.html

> Por tanto derivaría en una sociedad capitalista.

Aquí se supone que él diría que no, que eso es imposible.

> No digo anarcocapitalista porque ese concepto es una contradicción en sus términos. El capitalismo existe en la medida que existe desigualdad y grandes diferencias en el reparto de la riqueza y el poder. Sólo el uso institucional de la violencia permite su supervivencia, es decir, el capitalismo no puede existir sin Estado.

Ahí Kevin coincidiría.

> Por otro lado, si ese control es consecuente (democracia económica) nos podemos encontrar con un modelo distante del original y már cercano a alguna forma colectivista de anarquismo.

El texto de la portada de www.mutualist.org lo tienen traducido en el Ateneo Virtual de A las barricadas:

El Mutualismo, una variedad del anarquismo, se remonta a P.J. Proudhon en Francia y Josiah Warren en los Estados Unidos. Favorece, al grado que sea posible, una aproximación evolucionaria a la creación de una nueva sociedad. Enfatiza la importancia de la actividad pacífica en la construcción de instituciones sociales alternativas en la sociedad existente, y el refuerzo de estas instituciones hasta que finalmente reemplacen el sistema estatista existente. Como dijo Paul Goodman, "Una sociedad libre no puede ser sustituida por un "nuevo orden" que salga del viejo orden; es la extensión de esferas de libre acción hasta que cubren la mayoría de la vida social".

Otros subgrupos anarquistas, y la izquierda libertaria en general, comparten estas ideas. Ya se llame "poder dual" o "contrapoder social," o "contra-economía," las instituciones sociales alternativas son parte de nuestra visión común. Pero son básicas para comprender la evolución de los mutualistas.

Los mutualistas pertenecen a un segmento no colectivista de los anarquistas. Aunque favorecen un control democrático cuando la naturaleza de la producción y otros esfuerzos cooperativos necesitan de la acción colectiva, no favorecen el colectivismo como ideal en sí mismo. No se oponen al dinero o al intercambio. Creen en la propiedad privada mientras esté basada en el uso personal. Favorecen una sociedad en la que todas las relaciones y transacciones sean no coactivas, y esten basadas en la cooperación voluntaria, el libre intercambio o el apoyo mutuo. El "mercado", en el sentido de intercambios de trabajo entre productores, es un concepto profundamente humanizador y liberador. A lo que se oponen es a la concepción convencional de los mercados, idea que ha sido cooptada y corrompida por el capitalismo.

Su visión última es una sociedad en la que la economía este organizada entorno al mercado libre entre productores, y la producción esté llevada por artesanos y campesinos autónomos, pequeñas cooperativas de productores, empresas grandes controladas por los trabajadores y cooperativas de consumidores. Al grado en el que aun existe el trabajo asalariado (que es probable, si no lo suprimimos por la fuerza), la supresión de los privilegios estatistas resultará en que el salario natural del trabajador, como Benjamin Tucker dijo, será su producto completo.

Debido a nuestra aficción a los mercados libres, los mutualistas a veces se enfrentan a aquellos afines al colectivismo, o a aquellos para los que "pequeño burgués" es un insulto. Pero son nuestras tendencias pequeño burguesas las que nos ponen en la via de la tradición populista/radical norteamericana, y nos hace relevantes a las necesidades del norteamericano trabajador medio. La mayoria de la gente desconfía de las organizaciones burocráticas que controlan sus comunidades y vidas obreras y quieren más control sobre las decisiones que los afectan. Están abiertas a la posibilidad de las alternativas descentralistas de abajo a arriba al sistema actual. Pero no quieren una América rehecha a imagen de un sindicalismo ortodoxo, tipo CNT.

El Mutualismo no es "reformista", como muchos anarquistas militantes lo califican peyorativamente. Tampoco es necesariamente pacifista. aunque muchos mutualistas son verdaderos pacifistas. La definición correcta del reformismo debería recaer, no en los medios que utilicemos para construir la nueva sociedad o en la velocidad con que nos movamos, sino en la naturaleza de nuestra meta final. Una persona que se conforma con una versión del capitalismo o del estatismo más amable, más humana es reformista. Una persona que busca eliminar el capitalismo estatal y reemplazarlo por algo totalmente diferente, sin importar lo gradual que sea, no es reformista.

La "acción pacífica" simplemente significa no provocar deliberadamente la represión del estado, sino hacer lo que sea posible (en palabras del eslogan Wobbly) para "construir la nueva sociedad en la cáscara de la vieja" antes que intentar romper la cáscara. No hay nada malo con resistir al estado si trata, mediante represión, contrarrestar nuestro progreso en construir las instituciones de la nueva sociedad. Pero la acció revolucionaria debería tener dos criterios: 1) debería tener un fuerte apoyo popular; y 2) no debería tener lugar hasta llegado el punto en el que la construcción pacífica de la nueva sociedad haya llegado a sus límites en la sociedad existente.

Esto ya es opinión mía:

Básicamente yo interpreto que el mutualismo tal como lo imagina Carson sería una economía de mercado a un bajo nivel (pequeñas tiendas, comercios, etc. junto a cooperativas de producción y consumo) y asociaciones sindicales o cooperativas grandes para desarrollar proyectos más grandes y complicados como infraestructuras, producción industrial pesada, etc. A un nivel bajo libre mercado entre productores, artesanos y prestadores de servicios independientes o pequeños empendedores y a un nivel mayor anarcocolectivismo o economía participativa. Esa es mi interpretación.

Dice:

"Los mutualistas pertenecen a un segmento no colectivista de los anarquistas. Aunque favorecen un control democrático cuando la naturaleza de la producción y otros esfuerzos cooperativos necesitan de la acción colectiva, no favorecen el colectivismo como ideal en sí mismo".

Creo que las infraestrucutras o la gran industria se administrarían por la gestión democrática porque nadie por sí mismo, ni ninguna cooperativa tendría poder como para llevar adelante por sí solas esos proyectos. Los negocios más individuales serían pequeñas cosas de ámbito local, como panaderías, tiendas, cafeterías y cosas así. Vamos como ahora, que algunas veces esos pequeños negocios son familiares y tal.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (2)
 


Responder Volver Ayuda
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje