Juan    juan4@telefonica.net Fecha  12/07/2005 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: MacOS


Volver al foro Responder Perspectivas, filosofía   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Enumero, por orden de aparición, los párrafos discutibles del mensaje de Ameba y resalto en negrita lo más significativo.

1. «¿Supuso un avance la victoria contra el nazismo? ¿Estamos mejor ahora que con el franquismo? ¿Es igual una dictadura a una “democracia liberal”?
Seguramente la respuesta depende del criterio que utilices, es decir, si el criterio es más de tipo racional o de tipo moral. En cuestiones como estas, la razón la debemos utilizar para entender las causas y la moral para tomar partido, nunca mejor dicho.»

2. «Para nosotros el objetivo común era parar la guerra o denunciar la situación, para otros era igual de importante la captación de votos. Nosotros no podíamos colaborar con gente que funcionaba de esa forma, pero la ruptura fue positiva en cuanto a que se hicieron muchas cosas, aunque después el trabajo ha quedado en poco, por lo menos a corto plazo. Aunque yo no soy tan pesimista, creo que dejamos un poso que igual se puede convertir en algo importante en los próximos años.»

3. «En definitiva, entre un partido que apoya la guerra de Irak (el PP) y otro que está en contra y que retira las tropas no hay color, independientemente de los motivos de cada uno. Y creo que después de explicar lo que pasó con la “izquierda institucional”, mis palabras no pueden ser mal interpretadas

4. «Esto es más filosofía que otra cosa, pero me parece interesante comentarlo. El punto de vista, el lugar desde donde miras es muy importante

Yo creo que ir dejando “posos” es una táctica con la que se avanza tanto como cambiando al PP por el PSOE o al franquismo por lo de “ahora”; acaso, en el cuarto milenio, los posos nos permitan ver el café. No creo que sea la táctica anarquista (al menos, no es la “evolución de consecuencias revolucionarias” que yo propongo tomar en consideración), aunque, vistos los resultados, muchos de ellos puedan pensar que sea el techo político alcanzable. Dije en otra ocasión que el anarquismo sólo ha significado algo (mucho, además) políticamente cuando se ha condensado en torno a un objetivo concreto, más o menos bien determinado: el movimiento obrero de los siglos XIX y XX hasta la II Guerra Mundial o, mejor, la Guerra Civil española. Aniquilado dicho movimiento, algunos (Anarcoanonimo, seguramente, p.e.) parecen ver en el llamado “antiglobalización” una especie de sustituto con similar poder de condensación. Es posible, pero debemos tener en cuenta que “movimientos” de ese calibre no adquieren consistencia por la mera voluntad (presumiblemente dispar) de sus integrantes, sino por un cúmulo de factores no siempre fáciles de controlar ¡aun por separado!: lo que podemos entender por “circunstancias”. Por otra parte, o por lo mismo, precisamente, ambos movimientos son muy diferentes... ¡Cuidado!, ya estoy interpretando —aparte de recurrir a la historia— desde un punto de vista determinado. ¿Puedo evitarlo? ¿Existe algún criterio para poder optar entre la razón para unas cosas y la moral para otras?...

¿Entendéis porque insisto en la conveniencia de detenernos en el hilo “Filosofía, Ética y Política”? Quizá haya también que elegir entre una u otra filosofía, pero tal elección será filosófica; así cómo analizar si hemos preferido la moral a la razón y por qué. No digo que la filosofía sea lo primero, lo previo, sino lo que nos permitirá saber algo sobre la elección en sí. O, repitiendo la razón de ese hilo: «no puede haber un discurso político e ideológico coherente y relevante que no se sostenga sobre una interpretación clara de la naturaleza del ser humano y de la Realidad en la que se mueve.» Lo cual es tarea filosófica. ¿Comparte el anarquismo la misma filosofía? ¿Qué importancia tiene compartirla o no? ¿Qué y cómo se relacionan los tres términos: filosofía, ética y política? ¿Desde qué punto de vista observamos todo esto?

Cuando Dadaísta explica la TLV, se ve claramente que posee una concepción individualista, si no de la política, sí de la economía; considera que el elemento más simple a tener en cuenta no es un grupo de individuos, sino un individuo («contrato totalmente voluntario»). Es decir, opta (cabría preguntarle por qué) entre una de los dos posibles (¿éticos?, ¿racionales?) puntos de partida fundamentales, que no primeros cronológicamente (quizá, antes, adoptara el otro; como wg antes, según propia confesión, era kropotkiniano; o Javier “vuelve” a una lucha que había dejado por otra). Si no me equivoco, se considera anarco-algo, ¿es el mismo punto de partida del anarquismo? Sin duda es el del liberalismo, pero, repito, ¿es el del anarquismo? ¿Puede una ideología soportar concepciones radicalmente (desde la raíz) opuestas?

Salud                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (0)
 


Responder Volver Ayuda
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje