Alberto     Fecha  15/01/2007 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Menos samba y mais trabalhar (o como se escriba)   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Estáis todo el día discutiendo de idealismos políticos. No, hombre no, ¿qué me hacéis? Aquí lo que cambia el mundo son las relaciones de producción (y esto no lo digo yo, sino Marx), así que dejaos de ideales políticos trevijanistas (que los jerarcas no le van a dejar hacer nada) y pensad _en clave económica_. El cambio político viene dado por el cambio de las relaciones de producción y no al revés. Es decir, el cambiar la realidad económica cambiará las instituciones políticas y no cambiar las instituciones políticas cambiará la realidad económica. Aquí Marx se medioconfundió (y si no fue él muchos marxistas-leninistas). En la URSS se cambió la estructura política pero en la práctica hubo capitalismo de Estado (según Trotsky). Unos pocos (la nomenklatura del partido) monopolizaron los medios de producción. De facto aquello fue como el capitalismo, una clase con poder y un montón de gente trabajado para esa otra clase. Estos leninistas quisieron cambiar la política, apoderarse del Estado, en lugar de cambiar la economía (como pretendía Proudhon y Bakunin y que entonces el Estado ya no fuera necesario). Aquí debo decir que la corriente del marxismo llamada "marxismo libertario" parece que está más fina porque se parece algo más a los anarquistas, y pasan de la conquista del Estado, más bien van a por la conquista de los tajos (eso es lo que hay que hacer). Por cierto es curioso que a los anarquistas los llamen idealistas, cuando si ha habido o hay alguien idealista de narices han sido los socialdemócratas o los marxisats-leninistas.

Aquí hay que ponerse las pilas, ser materialistas y dejar la política para los socialdemócratas e idealistas varios. Ni república constitucional, ni descentralización a nivel municipal ni hostias. Que esas cosas estarían bien, eso desde luego, pero es que no van a pasar ni de coña, al menos a corto plazo o así como así porque algunos hagan un movimiento social para que lo pidan. Hay que dejar la lucha política y centrarnos en la economía, por Dios. Nuestra misión es centrarnos en la economía que es lo que hace al mundo girar (money, money, money, había una canción por ahí que decía eso).

Ahora bien, hay que centrase en la economía sí. Pero en el mundo que vivimos parece ser que el sindicalismo ya no funciona mucho... ¿Qué hacemos?

Como apoderarse de las fábricas ya no parece un buen plan en esta sociedad occidental moderna (porque predominan las pymes y tal y las cosas cambian con respecto a los planteamientos sindicalitas clásicos), hay que explorar la economía social. Cooperativas, mutualidades y demás tipos de empresa sociales que no funcionan con la lógica capitalista de los beneficios. Irónicamente el devenir histórico del capitalismo nos ha llevado (en los países del Primer mundo, en los del tercero es otro cantar) a una situación que asemeja en algunas cosas a la situación pre-era del proletariado, cuando Proudhon analizaba las cosas en su Francia natal. Tenemos que mirar qué podemos hacer con eso de la economía social (el nuevo artesanado o la nueva pequeño-burguesía cooperadora de Proudhon) y cómo podríamos hacer que aquello fuera algo más que una mera versión autogestionada del capitalismo.

Hay que estudiar el cooperativismo y ver las consecuencias económicas lógicas de su desarrollo desde un prisma libertario y no desde un prisma burgués. Lo que las asociaciones o federaciones de cooperativas pueden conseguir, las islas o microcosmos cooperativos que se podrían conseguir como intenté esbozar aquí. Tenemos que centrarnos en estudiar esto y ver hasta donde puede llegar y luego no dejar que la economía social sea manejada por los políticos burgueses (como ahora), sino ponerla a disposición de los de abajo. Hay que conseguir desburguesizar esto porque es lo que más tenemos a mano para hacer algo en occidente (no hay condiciones para una revolución proletaria en un sitio donde el proletariado no existe sino más bien una amalgama de trabajadores con intereses no siempre del todo coincidentes). Ver como conectamos esto a las asociaciones de vecinos no estaría mal tampoco, pues estas serían la nueva visión autogestionada de la política que iría de la mano de esta economía social y autogestionada. También sería interesante como podría encajar la CNT en algo como esto (aunque yo no creo esté muy dispuesta, pues esto sería visto como reformismo puro y duro posiblemente).

El caso es que en el anarquismo hace falta, en mi opinión, centrarse mucho más en la economía y dejar la política para los idealistas. Tenemos que ser materialistas y centrarnos en la producción, las relaciones de producción, las relaciones de intercambio, la distribución y todo esto. Tenemos que conseguir, estudiar esto, trabajar en difundir esto y empezaremos a cambiar el mundo entonces (igual, si tenemos suerte y no nos machacan los capiatlisas corporativistas degenerados en fascismo como de costumbre).

No tengo ganas ahora de redactar todo esto en plan académico como artículo de opinión, ya lo haré en otro momento.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (18)
 


Responder Volver Ayuda
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje