elisa    noalapapelera@yahoo.com.ar Fecha  12/12/2006 08:21 
 


Volver al foro Responder ¿Con quién es la pulseada?   Admin: Borrar mensaje
 
Mensaje
claudio, encontré esta publicación, quiero saber que pensás?
Papeleras, ¿con quién es la pulseada?
martes, 09 de mayo de 2006
El conflicto con el Uruguay, por la instalación de dos pasteras en Fray Bentos, entraña un equívoco. No debiera perderse de vista que detrás se juegan negocios globalizados. Es “una cuestión de guita”, se sinceró el ministro uruguayo José Mujica. La paradoja del proceso es que al adversario global se lo enfrenta con las armas que ofrece la propia globalización.
Por Marcelo Lorenzo
[email protected]ú.com.ar

Al patalear contra las pasteras Gualeguaychú no sólo jaqueó al gobierno uruguayo de Tabaré Vázquez. Algo que, si se mira en el conjunto, puede tener escasa relevancia.
A decir verdad, y acaso sin quererlo, la movida de Gualeguaychú sacude en realidad a intereses económicos mundiales. Y pone al descubierto la impotencia de los Estados nacionales de la región frente a los mismos.
Las declaraciones del ministro uruguayo de Ganadería, José Mujica, realizadas al diario Perfil (7/5/06), no dejan dudas. Para el ex tupamaro, el problema de las papeleras es apenas “una cuestión de guita”.
El famoso “Pepe” Mujica ya ni quiere simular (algo que debiera aprender el progresismo argentino que lo idolatra). Convertido a la izquierda cínica, el “Pepe”, al preguntársele si Uruguay iba a seguir con las papeleras, se despachó con esto:
“¡Uruguay va a seguir! ¿Qué alternativa tiene? Es una cuestión de guita. Somos conejos de un juego de intereses”.
¿Qué quiso decir el funcionario uruguayo? Lo que todo el mundo sospecha pero nadie se atreve a decir: que la soberanía de los Estados, al menos de esta región, es un mito. Que hay un interés supranacional económico indoblegable.
Pues bien, a confesión de parte relevo de pruebas. (Aunque estaríamos agradecidos si lo hubiesen reconocido antes. Para no pelearnos con el pueblo uruguayo. Al menos hubiéramos podido desactivar el nacionalismo estúpido rampante).
Quienes suscriben la teoría del capitalismo ingenuo subestiman la capacidad de las trasnacionales para marcar la cancha. Pero los datos parecen incontrastables. ¿Qué puede hacer Uruguay, como se ataja Mujica, frente al poder inversor forestal?
El país oriental produce anualmente 13.600 millones de dólares (PBI). Es una cifra insignificante frente a los números de las grandes corporaciones. Por ejemplo: la firma sueco finlandesa Stora- Enso, la mayor productora de papel del mundo, que proyecta instalarse en Durazno (R.O.U.), facturó en 2004 la suma de 15.000 millones de dólares, más que el PBI del Uruguay (según Miguel Arregui, publicado en El Observador de Montevideo)
Por otra parte, se sabe que la inversión de Ence y Botnia juntas, 1.800 millones de dólares, representa el 9% de lo que produce Uruguay. Se trata de un porcentaje impresionante para un país pequeño y subdesarrollado.
Es como si en Argentina se anunciara una inversión de 17.000 millones de dólares. De hecho el gobierno de Kirchner anunció con bombos y platillos no hace mucho la llegada de 20.000 millones de dólares desde China en 10 años, y el país se conmocionó (A propósito, ¿en qué quedó esta promesa de inversión?).
Por lo demás, también es sabido que estos mega-emprendimientos son apalancados por el sistema financiero internacional. No es casual que el Banco Mundial sea quien esté detrás del financiamiento.
Sólo desde este contexto mundial se entiende el Acuerdo de Protección de Inversiones que Uruguay firmó con Finlandia. Un convenio que consagra, sin atenuantes, una suerte de estatuto del coloniaje, toda vez que el inversor se coloca en un plano superior al del Estado uruguayo.
Ahora bien, si es cierto, como creen algunos, que no hay ningún orden por encima de la economía, que el mercado dicta su ley en Occidente y éste a su vez hegemoniza el globo, ¿no resulta ingenuo creer que el tribunal de La Haya, apéndice del ordenamiento global, fallará contra Botnia y Ence?.
La sospecha existe y tiene asidero. Como sea, está claro que los gualeguaychuenses han hecho un aprendizaje rápido de globalización. Más bien una lección práctica de cómo funcionan los mercados globales. Y el poder de veto que tienen sobre la realidad.
¿Pero entonces la globalización es mala? En realidad esa palabra, muy de moda desde hace un tiempo, describe una realidad tan general que no dice nada. Los procesos históricos son complejos y dinámicos, como toda realidad humana colectiva, e irreductibles a toda etiquetación.
Por tanto, no es correcto demonizarlos per se. Eso sería el equivalente a instalar un pensamiento único de nuevo signo. Además, no debiera pasarse por alto el hecho de que la resistencia de Gualeguaychú es hija también de la globalización.
¿Cómo es eso? Es que la conciencia ecológica que dispara la reacción ciudadana local es producto de la era de la información, un fenómeno típico de la sociedad globalizada. De hecho, algunos autores sugieren que la única globalización real es la del conocimiento, potenciada por la revolución tecnológica en el mundo de la comunicación.
No sabríamos nada del desastre ecológico ligado a la industria pastera, ni la sensibilidad hacia el medio ambiente sería tal en la sociedad civil, de no ser porque ése es un rasgo de la aldea global, de neto cuño mediático. Tal parece, por tanto, que Gualeguaychú enfrenta a las fuerzas del mercado global con las herramientas que le da la misma globalización.
Fuente: Diario El Día
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Tabla de contenidos (2)
 



 claudio     Admin: Borrar mensaje Fecha  12/12/2006 13:21      Responder a este mensaje Volver al foro
Host: 201.235.94.179    IP: 201.235.94.179    Sistema: Windows 98
Mensaje
Re: ¿Con quién es la pulseada?
Elisa, tal parece que la publicación muestra las cosas como son.
Pero de todos modos, esto está pasando porque Uruguay quiere. O deja que pase... mientras la va de país soberano. Insisto, creo que del otro lado del río, tenemos a Finlandia como país limítrofe.


[Tabla de contenidos] [Borrar Mensaje] [Responder] [Exportar] [Volver al foro]
 
 carmencita     Admin: Borrar mensaje Fecha  12/12/2006 08:32      Responder a este mensaje Volver al foro
Host: 201.255.105.223    IP: 201.255.105.223    Sistema: Windows XP
Mensaje
R
>lo que mas me impresionó de la publicación: Lo que todo el mundo sospecha pero nadie se atreve a decir: que la soberanía de los Estados, al menos de esta región, es un mito. Que hay un interés supranacional económico indoblegable.


[Tabla de contenidos] [Borrar Mensaje] [Responder] [Exportar] [Volver al foro]
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen
Notificar por e-mail respuestas.

Mensaje



    

En responder...
  Seguir en este debate     Volver al índice