Daniel     Fecha  6/04/2004 16:23 
Sistema: Windows 98

Admin: Borrar mensaje Todos los hombres somos hijos de África
Mensaje
Todos los hombres somos hijos de África

Todos somos africanos. Es lo que se podría afirmar tras conocer las conclusiones a las que ha llegado el científico británico Spencer Wells, después de analizar el cromosoma Y de miles de ciudadanos de todo el mundo. Su objetivo era trazar la historia del hombre y de las migraciones que le hicieron poblar todo el mundo a partir de una misma población africana. El resultado es un libro en el que se desvelan algunos misterios que deberían conocer quienes más distintos se sienten por el color de su piel

CÉSAR PIERNAVIEJA


No sabemos qué hubieran pensado los tratantes de esclavos o el mismísimo Adolf Hitler si hubieran sabido en su día que su origen, igual que el de todos los hombres, está en el corazón de África.


Es la conclusión a la que ha llegado el genetista e historiador de la peripecia vital del hombre, el inglés Spencer Wells. Después de varios años de investigación tras el rastro del origen y desplazamiento del hombre, Wells hizo públicas sus conclusiones, que deberían sonrojar a más de uno. Las ha reunido en un libro (El viaje del hombre) y en un documental para National Geographic y, simplificando las cosas, vienen a decir que todos somos más hermanos de lo que creíamos.


Para empezar, todos somos hijos de África, pues el origen del hombre moderno está allí. Y no estamos hablando de hace millones de años, sino de hace 50.000, cuando nació el hombre tal y como hoy lo conocemos.


Por aquel entonces, tan sólo éramos 10.000 los habitantes humanos del mundo. Aquellos primeros hombres se desplazaron hacia Asia central, y fue allí donde residieron y se multiplicaron antes de lanzarse a poblar el resto del planeta. Unos se fueron hacia Australia, otros hacia Oriente Medio, otros hacia Europa o América.


Cuando se establecieron en todos estos lugares, empezaron a cultivar la tierra y dejaron de ser nómadas, con lo que se aislaron del resto y se comenzaron a gestar las diferencias que hoy definen a cada raza.


Estos son los resultados de la investigación de Wells, que ha realizado siguiendo el rastro del cromosoma Y por medio mundo. Y ese seguimiento le ha llevado a afirmar que los bosquimanos constituyen la tribu más antigua del mundo, algo así como los descendientes directos del homo sapiens. Porque, según Wells, aquel hombre que salió de África hace 50.000 años ya había completado la evolución que dio como resultado al homo sapiens.

Una teoría que se ríe del racismo

No tiene más que 33 años, pero Spencer Wells pero tiene las cosas muy claras. Una de ellas es que “las diferencias genéticas no se correlacionan con lo que podría llamarse raza”. Y sigue: “Los africanos, por ejemplo, son increíblemente diversos. Hay poblaciones africanas que tienen más afinidad genética con un galés que con gente que viva en el siguiente pueblo o incluso en la calle de al lado”.

Con esta afirmación, Wells corrobora la teoría de un mismo origen para todos los hombres, y echa abajo la antigua visión (que sirvió de base al nazismo) de un desarrollo paralelo de varios grupos humanos.

Si tenemos un mismo origen, ¿por qué somos tan diferentes? Es la gran pregunta de la que parte el trabajo de Wells. Él afirma que las diferencias son muy recientes (los primeros monos aparecieron hace 25 millones de años, y la expansión del hombre hace sólo 50.000). Y explica que somos diferentes porque “el lenguaje y la biología evolucionan con el tiempo y si las poblaciones se desarrollan aisladas su evolución difiere”.


Más cosas

PIEL CLARA. Según Wells, nuestros ancestros africanos eran altos, flacos, tenían la piel oscura y el pelo enrulado, como los que uno puede ver hoy en Namibia. Y, a medida que viajaban hacia el norte, la exposición al sol era cada vez menor, por lo que la piel se aclaró para poder sintetizar la vitamina D a partir de una cantidad menor de rayos ultravioletas.

6.000 MILLONES. Uno de los aspectos que más pueden chocar de las conclusiones a las que llega Wells es que los 6.000 millones de personas que habitamos el mundo descienden de aquellos 10.000 hombres que vivían en África hace 50.000 años.

OLEADAS. La primera migración comenzó entre 50.000 y 60.000 años atrás, y llegó hasta la costa sur de Asia y, de ahí, a Australia. La segunda fue hace 45.000, y llegó a Oriente Medio. Hace 25.000 años se llegó a Europa. Y, hace 20 o 15.000 años un grupo de ¡menos de 20 personas! cruzó el estrecho de Bering para poblar América.


Las mujeres se mueven más

Los estudios de Wells se han basado en el análisis del cromosoma Y (tomado de miles de personas en todas partes del mundo). Esto significa trazar la trayectoria de los varones, en vez de hacerlo con ADN mitocondrial, que traza la de las mujeres.

“El cromosoma Y es una herramienta mucho más fiable para seguir las migraciones”, ha afirmado el científico inglés. “La razón, aunque parezca extraña, es que las mujeres tienden a moverse mucho más que los hombres. Son ellas quienes se trasladan en casamientos entre aldeas, y esas mujeres se convierten en parte efectiva de su nueva población, haciendo que el ADN mitocondrial se extienda muy rápido y empañe el patrón general”, asegura.

En la imagen de la portada puedes ver un mapa en el que las flechas representan el viaje del hombre por el mundo, desde su origen, en África, hasta su llegada a Asia y a Europa.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               


Respuestas (0)
  • » Todos los hombres somos hijos de África « - Daniel - 6/04/2004 16:23



Volver al foro

Responder


Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Notificar por e-mail respuestas.
Mensaje