Sesma     Fecha  23/03/2004 13:38 
Sistema: Windows XP

Admin: Borrar mensaje Réquiem
Mensaje
*******************

Muertos en un atentado, cientos, mutilados… debo pensar que cada una de estas vidas era igual de maciza que la mía, sí, que cada una estas vidas estaba expuesta a las mismas alegrías y a los mismos sinsabores; que cada una de estas vidas era capaz de amar, incluso más intensamente de lo que yo puedo y podré; que cada una de estas vidas soñaba y sufría por sus sueños; que cada una de estas vidas estaba entregada a alguna causa, con un presente tan compacto y expectante como el mío…

Fueron arrebatados de este mundo por lo que su ignorancia y su inocencia convierten en un accidente puro. ¿Seré yo el próximo? ¿Acaso algún ser cercano? Nadie puede asegurar nada, ni lo uno ni lo otro. ¿Debo pensar que este triste fragmento de la historia es el detonante de mi angustia? No; la muerte podía alcanzarme de la misma forma, aparentemente absurda, mucho antes de que hiciera explosión la primera bomba en el mundo. Esta amenaza, está adherida a mi condición y convierte mi existencia en su totalidad en un estado extremo. Esta amenaza es constante y firme desde el mismo momento en que vengo al mundo; me persigue allá donde vaya, aunque logre olvidarme de ella distrayéndome en mil quehaceres. ¿Qué otra cosa hace el mundo sino distraerse de ella, en el pueril intento de que el olvido les haga inmortales por momentos y así les sea permitido respirar el oxígeno a rápidos sorbos sin atragantarse?

– Olvídate, vive y aprecia la vida incluso en su absurdo, abraza la muerte, déjate arrastrar por la inercia que mueve el mundo, ama sólo hasta un cierto punto, no trasciendas tu alma y la de los seres que amas, la de los infantes y la de los mártires inocentes, olvídate, permanece fiel a la tierra, aunque la vida carezca de sentido por carecer de un destino que no sea la nada. Vive y despreocúpate. Si mueres hoy o dentro de ochenta años, olvida, juega con las sombras, disfruta de la vida como si fuera un cuadro, un fuego de artificio que se extingue en la noche de Thanatos… cree en ello como la Verdad de la Tierra, que sea tu absoluto. Olvídate, dispérsate en la vida vivida cotidianamente, no te asomes al infinito, no levantes el manto de este espectro infranqueable, vive… muere, sobre todo, muere. –

Demasiado tarde, Mefistófeles, el Amor me traspasa y me hiere más profundo que tu aguijón.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               


Respuestas (0)
  • » Réquiem « - Sesma - 23/03/2004 13:38



Volver al foro

Responder


Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Notificar por e-mail respuestas.
Mensaje