Natalia     Fecha  23/04/2004 01:01 
Sistema: Windows 98

Admin: Borrar mensaje Re: ¿Virtuoso e ilógico o bien lógico y criminal?
Mensaje
Vale. Acepto tus observaciones y tomo buena nota de tus críticas. Pero, insisto, hablo del nihilismo del que hablo, quizá de un modo no académico, tal vez de una manera inexacta, puede que con falta de precisión o puede que no tenga nada que ver con lo que tú expones, que lo has expuesto con brillantez por cierto. Solo quise, al hilo del tema del nihilismo, hacer una reflexión al respecto. Por último, tan solo una pregunta: ¿Qué entiendes por nihilismo incipiente? No me ha quedado claro. Tengo entendido que el nihilismo es antiquísimo y que se limita a adaptarse a los tiempos y a las costumbres. Pero, claro, igual me equivoco.

Un abrazo



>Creo que todo tu post está estructurado alrededor de un concepto que no es el que yo he expuesto. Al inicio de éste ya haces una observación que es bastante clarificadora. Dices: 'El nihilismo incipiente ya no es incipiente sino maduro, posmoderno y exponencial' Por tanto, Natalia, ya no estás hablando del nihilismo que yo describía en mi post. Es más, no estás aludiendo a ningún tipo de nihilismo porque como tú te encargas de ratificar éste no es más que un 'nihilismo al uso' y sin ideología. Y todo lo que es 'al uso' (entendida esta expresión con la connotación peyorativa con qué se le hace mención) está tan sujeto a corrupción que elimina toda posible base natural coherente que pudiese
>tener.
>Lo que tú llamas 'nihilismo al uso' no deja de ser un oportunismo materialista.
>Partiendo de la premisa de que mis refutaciones tienen sólo como fuente de inspiración el nihilismo al que yo aludía en mi post:
>Dices: 'Virtud y nihilismo son la cara y la cruz de la moneda'
>Tanto si se contrapone como se estabece una analogía entre dos o más conceptos se supone una relación entre ellos, y para que haya relación lo fundamental es el reconocimiento por parte de ambos de la existencia (ya sea presente o pasada) del otro -cosa que no sucede en el caso del nihilismo-.
>Estableces otra contraposición entre virtud y nihilismo basándote en criterios de razón. De este modo el nihilismo representa para ti la ausencia de toda razón cuando éste, sin embargo, es fruto de una reflexión lógica bastante acurada, como dejaba ver en mi post.
>También aludes al nihilismo como 'destructor'; el nihilismo no destruye nada simplemente por el hecho de que no considera legítima la construcción presente y, por tanto, la considera inexistente.
>Hay muchos aspectos más que quería comentarte pero no dispongo de tiempo en estos momentos. Debo irme a clase :p
>
>Un abrazo.
>
>
>
>
>
>
>
>
>
>
>
>>El nihilista incipiente o el nihilismo incipiente ya no es incipiente sino maduro, posmoderno y exponencial. El peor nihilismo se encarna en los plutócratas y deviene oscurantista y sinárquico, imperialista y belicoso, pura y dura encarnación del mal. No digo que todo nihilista o todo nihilismo sea malévolo, del mismo modo que tampoco afirmo que todo creyente o toda iglesia sean benévolos. Me refiero al tipo de nihilismo al uso que ni siquiera es ideología sino mera arbitrariedad y para el que la vida y el cuerpo tienen valor cero.
>>
>>Este nihilismo es antiquísimo, tan viejo como el ego, tan antiguo como el desamparo y la soledad humana. Se constituye como sombra parásita de la luz virtuosa, de la ética prudente, de la moral racional. En su inveterada vocación de sombra vemos al nihilismo emboscado en el tribunal de los Quinientos exigiendo la muerte de Sócrates. Lo vemos disimulado en la turba de fanáticos que despedaza a Hipatia de Alejandría, asesina a Pitágoras, pone al borde de la muerte a Platón, condena a Cristo, y ejecuta a Lennon, Luther King y Gandhi.
>>
>>Virtud y nihilismo son la cara y la cruz de la moneda, evangelio y disangelio, mesura y desmesura, razón y sinrazón, creación y destrucción. El nihilismo destructor ni siquiera contempla el frenesí dionisiaco del romántico, el cual, por cierto, recurre al frenesí como un modo de mitigar su soledad pues sabe que el éxtasis de los sentidos constituye un modo de restablecer la conexión con el origen perdido. El nihilismo posmoderno y sinarca no cree en nada ya que considera que toda creencia y toda crítica no son más que obstáculos, pérdidas de tiempo, inútiles concesiones a la mesura y la reflexión.
>>
>>El nihilismo plutócrata viene envuelto en el ropaje del progreso, la técnica, la democracia y la libertad de expresión. Pero no es progresista, recela de la técnica y la usurpa, es antidemócrata y odia y trata de cercenar la libertad de expresión. Confunde la realidad con la ficción, paraliza las mentes, sabotea los organismos internacionales, controla el sistema financiero mundial y somete a grandes regiones del planeta a condiciones de miseria y esclavitud.
>>
>>Habrá quién diga que este nihilismo rampante posee alguna filosofía o ideología. Habrá quién diga que se apoya en Nietzsche pero dudo que Nietszche haya estado dispuesto a poner a su superhombre a las órdenes del nihilismo tiránico. En realidad carece de cualquier fundamentación ideológica sino que se basa en la toma del poder de las mentes y los estados. Pura y simple utilidad y practicidad puesta al servicio de una casta de esclavistas posmodernos.
>>
>>Este nihilismo abusón es el mismo que nos dice que aquella parte del ADN al que no se le ha encontrado de momento una función hay que llamarlo ADN “basura”. O el que se apresura a propagar a los cuatro vientos que la reencarnación no existe sino que somos el producto azaroso de la fecundación de un óvulo por un espermatozoide y que de la nada venimos y a ella regresamos. Je je je. Claro, mientras nos mantienen en la nada, en el azar, en el limbo, ya se encarga ese nihilismo y sus corifeos de escribir la historia por nosotros; una historia, por cierto, llena de ADN “basura” -la de ellos-, negación de la reencarnación de las almas y los cuerpos, y guerras diseñadas y financiadas por ellos y consentidas por la mayoría.
>>
>>Mientras la luz dé sombra y el parasitismo sea una realidad natural hemos de convivir con él. Hasta el presente la sombra se ha contentado con ser sombra y los parásitos con parasitar. A partir de ahora depende de nosotros desenmascarar a los sinarcas y su nihilismo o, por el contrario, permitir que las sombras ahoguen la luz. En uno y otro caso el precio a pagar será considerable. Y es que librarse de los parásitos no es fácil. Los hemos alimentado desde la noche de los tiempos y ahora se niegan a abandonarnos. Nos han cogido cariño, pero su abrazo es fatal. No dejemos que esos escriban la historia por nosotros, seamos los autores de nuestro devenir a partir de la armonía, la justicia y la belleza.
>>
>>
>>
>>
>>>El paso de la condena a la legitimación del crimen sucede de forma paralela a la transición entre una rebeldía romántica (cuyo principal artífice es el dandi) a una rebeldía compasiva (cuyo principal representante será el nihilista).
>>>
>>>El romántico aboga por la realización del mal por nostalgia de un bien imposible, y la justificación del crimen no se encuentra en él mismo sino en el valor de frenesí que contiene; por el contrario, el nihilista incipiente dispone de todo un ensamblaje lógico que respalda esa actitud.
>>>
>>>A diferencia del hombre romántico, que exalta al individuo, el nihilista incipiente, en plena solidaridad con sus semejantes y en defensa ya no del individuo sino de la especie humana, se erigirá como el hombre en soledad.
>>>
>>>La principal motivación de la rebeldía romántica era una igualación con Dios (representación de una virtud considerada injusta) para así responder con la soberbia a la crueldad, pero el poder y la disposición de la divinidad no eran cuestionadas. Ahora, sin embargo, se juzga a Dios de frente y desde arriba, del cuestionamiento de estos aspectos surge la necesidad de suplantar a ese Dios y de modificar ese ‘así abajo como arriba’ por un ‘hacer del arriba un abajo’.
>>>
>>>El nihilista incipiente sustituye a Dios por un valor moral superior a el: la justicia. Si el sufrimiento (tanto propio como ajeno)es necesario para la creación divina, esta creación es inaceptable. Se inicia una confrontación entre justicia y verdad como respuesta al ideal cristiano que establece una plena dependencia entre ambos conceptos.
>>>
>>>No se acepta que la verdad se pague con el mal y con el sufrimiento, y por eso se rechaza, pero a su vez se está despreciando la salvación eterna, la inmortalidad, y por tanto, la virtud. Si no existe la virtud, tampoco existe la ley y, por tanto todo está permitido. La actitud de verdadera compasión procede sin duda de este personaje; porque ante la negativa de salvarse solo, se solidariza con los condenados, y por ellos, desprecia al cielo. Es la premisa de ‘o todos o nadie’.
>>>
>>>Sin embargo, el nihilista incipiente, a pesar de ser un hombre en rebeldía no es un hombre de acción. Es un hombre neurótico porque a pesar de encontrar una lógica que legitime el crimen se ve forzado a condenar la pena de muerte, navega entre la idea de su plena inocencia y la voluntad del crimen. Y está abatido por el constante dilema que se le presenta: ¿ser virtuoso e ilógico o lógico y criminal?
>>>
>>>La causa de esta inacción provocada por la duda es el hecho de que no niega la existencia de Dios y aún no la ha suplantado por una figura humana. Simplemente se limita ignorarla; aunque hubiese un Dios, aunque hubiese una verdad, ésta sería injusta. El paso que conducirá a la destrucción de esta neurosis será convertir esa rebeldía en una revolución. Tras cuestionarse la figura de Dios se suplantará ésta por la del hombre.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                


Respuestas (3)



Volver al foro

Responder


Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Notificar por e-mail respuestas.
Mensaje