Natalia     Fecha  17/04/2004 00:50 
Sistema: Windows 98

Admin: Borrar mensaje Re: ejemplificando?
Mensaje
Tan solo un par de reflexiones. El ateísmo puede formularse sin necesidad de enumerar la enfermedad, la injusticia o el hambre. Puede formularse como una teoría intelectual y, como tal, merece el máximo respeto. El ateísmo inteligente cuestiona que exista Dios, lo cual nos estimula a reflexionar al respecto. Claro que Dios no deja de ser un concepto que nos remite a una serie de entes o a una jerarquía: Dios Absoluto, Dios Uno, Dios Andrógino, Dios Trinitario, Dios Cuádruple, Quíntuple, Séxtuple, Septuple, etc...

¿De qué Dios hablan los teólogos y los ateos? ¿Y por qué afirman los teólogos y niegan los ateos que hemos sido creados por Dios (cualquiera de ellos)? ¿Y si fuese al revés, si fuese que el mundo ha sido creado por nosotros? Si el mundo ha sido creado por nosotros, el hambre, las guerras el dolor y la enfermedad no serían responsabilidad de Dios sino de nosotros. Si esto es así tendríamos que entender la existencia como un proceso evolutivo con todos sus inconvenientes y contingencias, y con ello hemos de lidiar inexcusablemente.

Asimismo hay religiones sin Dios, o al menos sin el Dios al que estamos acostumbrados en occidente. Budismo y taoísmo son ejemplos de religiones de gran espiritualidad y sensibilidad ajenas al modo de entender a Dios que tenemos en occidente. Para el zen, por ejemplo, la idea de que haya un Dios creador es absurda. Según ellos fluimos en un marco espacio-temporal infinito, sin principio ni fin. Esto no excluye que el zen sea una filosofía de gran sensibilidad espiritual. Hay autores procedentes del chamanismo que postulan una cadena infinita de dioses. Jesús habla del Uno, al que llama el Sin Nombre o el Eterno, un Dios Absoluto que parece carecer de identidad y memoria y por eso, paradójicamente, es Uno. Los taoístas coinciden en señalar que el Dios Absoluto (la Vía Misteriosa) no siendo y no existiendo se encuentra en todas las cosas y seres. Curiosa paradoja que parece señalar a una antimateria, como si fuese la sombra, recuerdo, sueño, origen y amalgama de la estructura material. Pero, claro, el hambre, la miseria y el dolor siguen rodeándonos a pesar de todo.

Por último, la tradición teísta y atea paga tributo a las visiones del pasado, a las crónicas del pasado, a la memoria del yo. ¿Qué ocurriría si Dios se nos aparece en el futuro? Pues que el paradigma ateo saltaría por los aires y que el paradigma teísta se modificaría sustancialmente. Con esta hipótesis no pretendo arrumbar con la tradición ni desprestigiarla pues creo en una armonía divina y moriré con esa creencia. Simplemente quiero apuntar al hecho de que nuestro concepto de Dios tiene un componente cultural y biológico y que ante una mutación y/o revelación inesperada la cultura y la biología darían un salto cuántico.





>En un esfuerzo de no abstracción
>El ateo dice que Dios no existe, por que existen el sufrimiento, la pobreza y la muerte.
>
>aplicando tu teoría .... (bufffffffffffff, ¿Cómo se aplica tu teoría?)
>
>puedes ejemplificar en base a esto?
>
>Gracias ;)                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                


Respuestas (1)



Volver al foro

Responder


Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Notificar por e-mail respuestas.
Mensaje