irichc     Fecha  24/06/2004 06:43 
Sistema: Windows XP

Admin: Borrar mensaje Piden una aclaración
Mensaje
Imagina que, emulando a Cristo, cojo un pedazo de pan y digo: "este es mi cuerpo". Pero obviamente no lo sería, porque no forma parte de mi organismo. Otro tanto si señalo al cuerpo de algún prójimo y declaro que es mío. Mi pregunta, entonces, es: ¿qué distingue a mi cuerpo del resto de cuerpos a los que podría llamar "mi cuerpo", sin que por ello se convirtieran "eo ipso" en parte del mismo?

Si contestáis que una diferencia celular o química, replicaré que tal diferencia también existe entre las diversas partes de nuestro cuerpo, y que no es suficiente para establecer la distinción. De lo contrario, cabría deducir que tengo infinitos cuerpos y no sólo uno.

Si decís que mi cuerpo, tomado como un todo, cuenta con propiedades específicas que lo distinguen de cualquier otro cuerpo, objetaré que no obstante cambia a cada segundo, y no por ello mudamos de cuerpo en la sucesión del tiempo.

En ese caso, desechadas las demás alternativas, ¿cuál podría ser la respuesta?

Saludos.

Daniel.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                


Respuestas (19)



Volver al foro

Responder


Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Notificar por e-mail respuestas.
Mensaje