irichc     Fecha  1/07/2004 22:32 
Sistema: Windows XP

Admin: Borrar mensaje La falacia de "la falacia de la composición"
Mensaje
Escribieron:

<< Es evidente que existe algo y siempre ha existido algo y siempre existirá algo >>.

* * *

A lo que contesté:

No tiene nada de obvio, a no ser que estés afirmando la siguiente perogrullada: "Siempre que el tiempo existe, el tiempo existe". Pero que el tiempo y la materia sean eternos, sin comienzo absoluto, está por demostrar. Vemos que todo en la Naturaleza tiene un comienzo, y que ésta no supone en sí nada distinto a sus partes, sino que es el nombre con el que nos referimos al conjunto de las mismas. ¿Por qué le dais, pues, propiedades exorbitantes, cualitativamente diferenciadas?

* * *

Otro participante tercia:

<< Se suele decir que todo lo que vemos sale de algo, y por tanto el Universo también debe salir de algo. Eso es una “falacia de la composición” en filosofía: Si las partes de algo tienen una propiedad, el todo debe tenerla. Eso es falso, no es verdad. Por ejemplo: Ninguna de las partes de un coche “es un coche”... Sólo el conjunto tiene la propiedad de ser un coche (y sólo en determindas condiciones), las partes no. Lo mismo en cuanto a “ser partes”. Sólo las partes de un coche tienen esa propiedad. El conjunto del coche no >>.

* * *

Por último, contesto:

Ja, ja, ja. ¡Por el amor de Dios! ¿Qué forma de argumentar es ésta? Admito que no lo había leído, y a fe mía que es de órdago. Veamos, aprendiz de razonador, intenta seguirme: Si las partes de un coche son de hierro, entonces el coche (al menos parcialmente) es de hierro. La opción opuesta es contradictoria, ya que supondría que algo es y no es parte del todo, o que el todo es y no es la suma de sus partes.

Con respecto a que sólo al conjunto del coche se le puede llamar tal, de acuerdo. Lo que aquí se procura demostrar es que las propiedades de las partes deben ser poseídas por el todo, pero no necesariamente a la inversa. MoredanK refuta al hombre de paja y cree haber logrado un gran triunfo.

Pero hagámosle un favor al chico y ofrezcamos una analogía algo más afortunada (no mucho) que la que él emprende. Russell objeta a Copleston, que esgrimía contra él el argumento leibniziano de la contingencia, el hecho de que "Si bien todo hombre tiene una madre, la humanidad no tiene por qué tenerla". En este caso yo le preguntaría a Russell: ¿Qué es "la humanidad"? Sin duda, la suma de todos los hombres, paridos por sus respectivas madres. ¿Puede decirse entonces con derecho que la humanidad "no tiene madre"? Rotundamente no. ¡Por supuesto que la tiene!, pero no la idea abstracta de humanidad, sino aquello que representa; es decir, tiene tantas madres como humanos. Que no tenga una sola madre es irrelevante, y de hecho en mi anterior mensaje hablo de una diferencia cualitativa -como lo sería el paso de la contingencia a la necesidad- y no meramente cuantitativa, como la que da el amigo Bertrand en su ejemplo. Ya que el todo es, por definición, mayor que sus partes.

Saludos.

Daniel.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                


Respuestas (1)



Volver al foro

Responder


Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Notificar por e-mail respuestas.
Mensaje