Bertolt     Fecha  29/06/2004 18:17 
Sistema: Windows XP

Admin: Borrar mensaje Historias.
Mensaje
Había muerto ya hace tres años; Miriam, viuda ya a los veinticinco, ponía todos los días la mecedora al lado de la ventana, despues de cenar, se encendía un cigarrillo y lo recordaba durante horas. No necesitaba vestirse de negro para recordarlo. Entró un día su padre a su habitación, le acarició el pelo, le dijo :

-Miriam

-Dime, padre.

-Hoy me han dicho que en el trabajo hablabas sola...

-¿eso es malo, padre?

-No lo sé, depende de lo que digas, hay cosas que no pueden decirse en voz alta, ¿qué murmurabas?

-No murmuraba, hablaba, me decía que no siempre se puede amar a Dios. Yo le odio.

-No vuelvas a decir eso jamás hija -dijo el padre, conteniendo notablemente su enfado-, no en esta casa. Yo y tu madre somos creyentes.

-Sí, padre, pero madre reza a Dios para que me ayude. Usted lo hace para darme órdenes.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               


Respuestas (0)
  • » Historias. « - Bertolt - 29/06/2004 18:17



Volver al foro

Responder


Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Notificar por e-mail respuestas.
Mensaje