Müller    goodoldhouse@yahoo.es Fecha  16/07/2004 00:11 
Sistema: Windows 98

Admin: Borrar mensaje Hay ideas que se dicen igual en todas las lenguas
Mensaje
Plasmar las ideas en escritos es un paso capital para el pensador. La escritura fue originada para representar mediante signos convencionales lo que pase por nuestras mentes, y cumple con su cometido. No es el único medio de expresión de que disponemos, pero es el que permite una mayor coherencia entre el emisor y el receptor.

La audiencia de un escrito se constriñe en primera instancia mediante el idioma. Las lenguas son herramientas dependientes de los diversos contextos culturales en los que ha evolucionado la Humanidad, permitiendo dar forma física a las elucubraciones de nuestra mente.

Forma y contenido, lengua y pensamiento, interaccionan mutuamente y se ligan en los escritos, constancia material del abstracto proceso intelectual.

El acto creativo se centra en cortar este doble vínculo por un punto, de tal manera que se puede asir el proceso, fijarlo, y ejecutar con método la obra. La necesidad de orden es la que determina la postura por uno de los puntos, para poder seguir la senda de la transformación de pensamiento en palabra, o viceversa, y que así haya movimiento. A partir de ahí, la acción se torna consciente.

En la literatura española hay buenos ejemplos de figuras que se centraron en la palabra como punto de arranque. Larra y Góngora son los dos que me vienen primeros a la mente. Son autores que se disfrutan a medida que se declaman, imposibles de traducir a otras lenguas. Son alardes de estilo que enervan a medida que se consumen. Es difícil hablar del contenido de la obra, y es tentador hablar de sus vidas. Vidas ejemplares circunscritas a un contexto bien delimitado. La tinta y la sangre confundidas.

Hay otra forma de escribir: vista como herramienta del intelecto. Menos vital, menos pasional, más centrada en el método a seguir. Independiente del contexto, en la medida que puede, mas sin caer en extremismos. La experiencia intelectual de la escritura no sólo es enriquecedora para los lectores cercanos al autor, sino que también ayuda a difundirse, a romper fronteras entre culturas. Invita a su interpretación y a su mezcla. Sale del ghetto, del cercado cultural, con destino al alma universal. Existen ideas que suenan igual de bien, o de mal, en todas las lenguas, y no deben ser desestimadas porque su forma no pueda equiparse a su contenido. En este sentido, la escritura es un edificante ejercicio de modestia.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               


Respuestas (0)
  • » Hay ideas que se dicen igual en todas las lenguas « - Müller - 16/07/2004 00:11



Volver al foro

Responder


Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Notificar por e-mail respuestas.
Mensaje