Finweg el inmortal     Fecha  10/01/2005 17:50 
Sistema: Windows 98

Admin: Borrar mensaje Hákim de Merv
Mensaje
"Siempre que sus palabras no invaliden la fe ortodoxa, el Islam tolera la aparición de amigos confidenciales de Dios, por indiscretos o amenazadores que sean. El profeta, quizá, no hubiera desdeñado los favores de ese desdén, pero sus partidarios, sus victorias y la cólera pública del jalifa -que era Mohamed Al Mahdí- lo obligaron a la herejía. Esa disensión lo arruinó, pero antes le hizo definir los artículos de una religión personal, si bien con evidentes infiltraciones de las prehistorias gnósticas.

En el principio de la cosmogonía de Hákim hay un Dios espectral. Esa divinidad carece majestuosamente de origen, así como de nombre y de cara. Es un Dios inmutable, pero su imagen proyectó nueve sombras que, condescendiendo a la acción, dotaron y presidieron un primer cielo. De esa primera corona demiúrgica procedió una segunda, también con ángeles, potestades y tronos, y estos fundaron otro cielo más abajo, que era el duplicado simétrico del inicial. Ese segundo cónclave se vio reproducido en uno terciario y ése en otro inferior, y así hasta 999. El señor del cielo del fondo es el que rige -sombra de otras sombras- y su fracción de divinidad tiende a cero.

La tierra que habitamos es un error, una incompetente parodia. Los espejos y la paternidad son abominables porque la multriplican y afirman. El asco es la virtud fundamental. Dos disciplinas (cuya elección dejaba libre el profeta) pueden conducirnos a ella: la abstinencia y el desenfreno, el ejercicio de la carne o su castidad.

El paraíso y el infierno de Hákim no eran menos desesperados. 'A los que niegan la Palabra, a los que niegan el Enjoyado Velo y el Rostro, les prometo un Infierno maravilloso, porque cada uno de ellos reinará sobra 999 imperios de fuego, y en cada imperio 999 montes de fuego, y en cada monte 999 torres de fuego, y en cada torre 999 pisos de fuego, y en cada lecho estará él y 999 formas de fuego (que tendrán su cara y su voz) lo torturarán para siempre.' En otro lugar corrobora: 'Aquí en la vida padecéis en un cuerpo; en la muerte y en la Retribución, en innumerables.' El paraíso es menos concreto. 'Siempre es de noche y hay piletas de piedra, y la felicidad de ese paraíso es la felicidad peculiar de las despedidas, de la renunciación y de los que saben que duermen.'"

Gracias al bienhecho de Jorge Luis Borges, y su recopilación para la Historia universal de la Infamia, y aún antes del capitan de su majestad y del derecho divino sobre la tierra Sir Percy Sykes y todavía más, del milenario folclore popular en forma de monedas sin efigie desenterradas por el ingeniero ruso Andrusov para el Ferrocarril Transcaspiano y del más distinguido folclore nobiliarisimo en forma esta vez de Historia de los jalifas e Historia de los Abbásidas, todo ello debidamente y épicamente aderezado en el inolvidable códice arábigo titulado La aniquilación de la Rosa. Gracias a ellos (pero sólo Dios es omnisciente y poderoso y misericordioso y no duerme) tanta y tan anacrónica sabiduria de índole celestial llega a nosotros. Alabados sean!                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                


Respuestas (0)
  • » Hákim de Merv « - Finweg el inmortal - 10/01/2005 17:50



Volver al foro

Responder


Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Notificar por e-mail respuestas.
Mensaje