Santiago García-Lavín Laso    garcialavinlaso@hotmail.com Fecha  21/07/2004 16:02 
Sistema: Windows XP

Admin: Borrar mensaje El mito de la no materia
Mensaje
Santiago García-Lavín Laso [2004-07-20 15:20:19]

EL MITO DE LA NO MATERIA

Yo creo que todo comenzó basado en una gran ignorancia. Tanto es así que alguien como Aristóteles no sabía para que servía el cerebro, y creía que el ser humano pensaba con el corazón, de tal modo que se inventó la idea de psiké y atribuyó a la psiké (alma), que según él era algo inmaterial y eterno, todas aquellas funciones que posteriormente la ciencia ha terminado por demostrar que eran funciones realizadas por el cerebro, que es puramente materia y que es capaz de realizar complejísimas funciones fisico-químicas y eléctricas que dan origen a la autoconsciencia. En otras palabras: no existe ningún fantasma dentro de la máquina, de tal modo que actualmente la psiké (alma) se ha quedado completamente vacía de funciones y tan solo es una palabra hueca, una palabra vacía que en realidad no significa absolutamente nada. Es más, ni siquiera es una palabra, porque según Aristóteles una palabra es foné semantiké, esto es, sonido con significado, y al carecer la palabra psiké (alma) de significado ni tan siquiera es una palabra, solamente es una mera emisión de sonido. Todo esto, el hecho de la existencia de algo no material y eterno puede ser extrapolado a la idea de Dios que, según los creyentes (necios), es un ser inmaterial y eterno. Pero, ¿realmente algo que no sea materia o energía puede existir?. Si realmente la no materia existiese, ¿podría acaso afectar a la materia?; ¿a través de qué?. Podríamos poner el ejemplo de que la materia y la no materia son como dos planos paralelos infinitos que nunca se cortan y que, por lo tanto, no tienen ningún punto en contacto. No hay modo alguno en que la no materia actúe sobre la materia y de que la materia pueda actuar sobre la no materia, dado que no pueden relacionarse a través de nada. Si realmente el ser humano tuviese una psiké (alma) inmaterial con todas aquellas funciones que le fueron atribuidas, entonces ¿por qué un ser humano puede alterar su conducta y su consciencia a través de las drogas, siendo éstas algo completamente materia? Pues en este caso algo material estaría actuando sobre algo no material y, como hemos visto, la materia y la no materia no tienen ningún punto de contacto, no pueden interrelacionarse. Por lo tanto, debe de quedarnos claro que la no materia (espíritu) es una quimera producto de una mala interpretación de la naturaleza, fruto de la ignorancia y además fruto de una interpretación mítico-religiosa del mundo, que pertenece a la infancia de la humanidad y que la ciencia actual se ha encargado de dejar desbaratada.

En el universo solamente existen la materia y la energía. Lo que no es materia o energía sencillamente no es, solamente es el vacuum (vacío). Si nosotros suprimimos la materia y la energía, ¿qué quedaría?. No quedaría absolutamente nada, los creyentes (necios) dirán que queda el espíritu, que realmente uno no sabe que tal cosa es. La física cuántica ha demostrado que existen efectos sin causa, que en determinado momento en el vacío aparece un positrón y un electrón que mutuamente se aniquilan y que existen durante un periodo de tiempo infinitésimo de 10 elevado a -20 segundos. No existe ningún motivo para creer, como creía Aristóteles, que existe una causa primera y que esa causa primera es Dios, pues la física cuántica ha dejado suficientemente demostrado que en el vacío pueden aparecer efectos incausados. Por lo tanto no es necesario para que exista un efecto una causa primera. En realidad el universo surgió de la nada hace 15.000 millones de años en que se creó en el vacío materia y energía, siendo todo ello un efecto incausado. En otras palabras, el universo solamente es un efecto sin causa. No existe ningún ser supremo detrás de tal efecto, la idea de Dios no es necesaria para explicar el origen del universo y tampoco existe ninguna causa final. El universo no tiene ninguna finalidad, no está dirigido hacia ningún fin por un ser supremo; la existencia del universo es tan absurda como su no existencia, tan absurdo es que exista como que no exista. Solamente el miedo, la ignorancia y la superstición hace que haya gente que todavía sigue creyendo en la existencia de Dios, que es un ser inmaterial y eterno, cuando la ciencia ha dejado claro desde hace 100 años que sencillamente la no materia no existe, por lo tanto la idea de Dios no es otra cosa que mytos (mentira). Como dijo Denís Diderot: Al final a la Razón le tendrán que dar la Razón. La fe es el argumento del necio.

Si quereis constestarme mi cuenta de correo electrónico es: garcialavinlaso@hotmail.com                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                


Respuestas (3)



Volver al foro

Responder


Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Notificar por e-mail respuestas.
Mensaje