irichc     Fecha  13/07/2004 03:05 
Sistema: Windows XP

Admin: Borrar mensaje Dios y el orden
Mensaje
Problema:

¿Es racional suponer que el desorden engendra orden? Sólo me lo pregunto, ni afirmo ni niego.

Antes deberíamos aclarar qué entendemos por "orden" y por "desorden".

Definición 1:

Llamo unidad a aquello que cuenta con un movimiento propio.

Demostración de la proposición implícita:

La disparidad de movimientos prueba que la unidad existe. De lo contrario, la misma cosa podría moverse en sentidos opuestos, lo que es absurdo.

Corolario:

Se objetará que dos cosas distintas pueden moverse a la par. Sin embargo, su dirección no será idéntica, o serán la misma cosa. Podemos hablar de tantas "cosas" como direcciones haya.

Definición 2:

El movimiento es la sucesión de la unidad.

Axioma:

Resulta evidente que el orden implica multiplicidad. La unidad por sí sola no puede estar ni ordenada ni desordenada, ya que carece de lugar relativo. Lo mismo puede decirse del movimiento, que conlleva multiplicidad.

Entonces, el orden vendría a ser aquello que da coherencia al movimiento. La unidad no es ni ordenada ni desordenada, pero al moverse presupone un lugar en la multiplicidad, pues no hay movimiento en el vacío.

Proposición 1:

El movimiento es un accidente.

Demostración:

Digamos que la unidad se mueve (o es movida) en un entorno múltiple. La identidad consigo misma hace que en cada estado del movimiento sea ella y no otra la que se desplaza. Esto es, el cambio la afecta de un modo accidental, no substancial.

Proposición 2:

El orden puede predicarse como una característica de cierto tipo de movimiento.

Demostración:

Si con el movimiento la unidad perdiera la identidad, no existiría movimiento propiamente dicho, sino sucesión de lo múltiple.

Proposición 3:

Llamo orden a la posibilidad que tiene lo uno de ser en el todo sin confundirse con el todo. Dicha posibilidad sólo la ofrece el movimiento (como principio de individuación), y en particular el movimiento ordenado.

Demostración:

Por las proposiciones 1 y 2.

Proposición 4:

Toda noción de orden lleva consigo la de unidad real.

Demostración:

Por la proposición 3.

Proposición 5:

Es imposible que el orden proceda de lo desordenado.

Demostración:

Si "proceder" nos obliga a tener en cuenta el movimiento, no es concebible que un movimiento desordenado genere un movimiento ordenado (por la Proposición 3). No obstante, toda noción de orden presupone una unidad real (por la Proposición 4), ergo implica necesariamente algo anterior al movimiento que en sí no es ordenado ni desordenado, sino ordenador. Hablo de Dios.

Saludos.

Daniel.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                


Respuestas (2)



Volver al foro

Responder


Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Notificar por e-mail respuestas.
Mensaje