Ernesto     Fecha  1/08/2007 22:38 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Re: la verdadera moral es superior a la naturaleza   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Hola, Eudaimon, cuánto tiempo! Bienvenido a casa. Como verás, esto está muy apagado, pero bueno, ya que has vuelto, vamos al tajo.

>>amigo es por definición el amado.
>>Por tanto amar al amigo en tanto que amigo no solo no es
>> vicioso, sino que es absolutamente necesario, como lo es
>> dibujar una cosa redonda cuando se dibuja un círculo.
>>
>
>Me parece que es Llull quien tiene una obra que se titula "Libro de amigo y amado". Traigo a Llull como testigo de que la diferencia entre amigo y amado es respetablemente antigua en lenguas patrias. Pero la distinición tiene su origen, claro está, en los griegos y sus erastés y erómenos.
>
>Así, pues, el amado es el que se deja amar y el amigo es el que ama, sin que por eso sea también necesariamante amado, de la misma manera que no es necesariamente amado un padre o un hermano.

--Cuando yo le dije a irich que "amigo es por definición el amado" no me expresé bien, pues cambié la posición del artículo, que tenía que estar delante de "amigo" y no de "amado", así: "el amigo es por definición amado". Esto no es una definición de "amigo", claro está, pues el amigo no solo es amado, sino que también ama. Quería decir que en la definición, esto es en la esencia del amigo está el ser amado. Por tanto no es cierto que el amigo sea simplemente el que ama, como tú dices; ese es el amante. En tu repaso a esos términos, te has olvidado de este último, y eso te hace falsear la cosa, pues atribuyes al amigo lo propio del amante; y no es lo mismo. Tampoco está bien definido el amado cuando dices que es "el que se deja amar": no importa que se deje o que no se deje; si alguien lo ama, es amado, "manque le pese", como diría un sevillano. En cuanto a los términos griegos que sacas a relucir, apenas puedo opinar, pues mis conocimientos de esa lengua nunca han sido muchos, pero me parece que "erastés" es activo, y "erómenos" pasivo. Por tanto o bien el amigo no está incluido en la significación de esos términos, o bien hay que añadirlo al que uno de ellos, o los dos, tiene como primera acepción. En una palabra: jugamos con tres conceptos: amante, el que ama; amado, el que es amado; amigo, el que ama y es amado. Por tanto el amigo sí es necesariamente amado. Que era lo que yo le quería demostrar a irich.


>Si, finalmente, hubiera sido verdad que "amigo" significaba etimológivcmante "amado", ¿qué significaría, etimológicamente también, "enemigo"? Pues seguramente "no amado".

--Yo no me apoyé tanto en la etimología de "amigo" como en su raíz, que es la misma en español y en latín. La etimología de "amigo" es "amicus", que significa lo mismo que en español, ni más ni menos: amigo; y poco me podía servir para mi razonamiento. Pero como su raíz es el amor, o el amar, razoné que el amigo tiene que ver con el amor, y ahora concreto más diciendo que es agente y paciente respecto al amor. En cuanto a "enemigo", su etimología es "inimicus", que significa enemigo. En cuanto a la etimología de la etimología, la ignoro, pero sea la que sea, ten por seguro que ni yo ni nadie que sepa lo que dice va a definir al enemigo simplemente como el no amado, por muchas filigranas que haga con las etimologías.

>Si nos ordenan amar a los no amados, automáticamente dejan de ser no amados y se convierten en amados, o sea, amigos.

--No. Se convierten en amados, obviamente, pero no en amigos; al menos no, mientras no acepten ese amor y le correspondan. (Por cierto, no se convierten "automáticamente" en amados cuando nos ordenan que los amemos, sino cuando cumplimos la orden.)

>O sea, llevando la deducción un paso más, los cristianos, puestos que aman a todo el mundo (eso dicen ellos al menos; al menos los que yo me he encontrado) no tienen enemigos.

--No. No fuerces las palabras, porque estás sofistiqueando, no razonando. Los cristianos tienen muchísimos enemigos, quizá los que más enemigos tienen (¿eres tú uno de ellos?). Lo cual ciertamente no deja de ser paradójico e incluso trágico, pues a muchísimos de ellos, empezando por su Maestro, su religión de amor les ha costado la vida. En cuanto a que los cristianos aman a todo el mundo, más que un hecho, es un mandamiento; y si algo se manda, es porque no se cumple... En todo caso yo creo que es un mandamiento sublime, y que son a su vez dignos de amor los que lo aceptan y se esfuerzan por cumplirlo.

--Y si no tienen enemigos, ¿para qué el precepto de que amen a los enemigos?

--Ahora has completado el sofisma.

>Sí, ya sé, la réplica es muy fácil, está en la Didaché: Si el cristiano ama a sus enemigos (actuales), dejará de tener enemigos.

--La réplica no es esa, sino esta: el amor no siempre es recíproco, e incluso puede ser respondido con el odio. Por tanto amar al enemigo no garantiza que deje de ser enemigo. Dejará de ser enemigo desde el punto de vista del amante, puesto que lo ama, pero no desde el del enemigo, que puede seguir odiando al que lo ama. Los mártires son admirables ejemplos de esto.

>El cristiano típico no sule preguntar ¿"Qué hago para amarte?" sino que dice "Hago esto porque te amo" ... Te haga lo que te haga, yo no te considero un enemigo, sino que te amo.

--Si tú necesitas preguntarle a alguien lo que necesitas hacerle para amarlo..., mal vamos.

Saludos.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (1)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje