Ruth Benitez Quiróz    rbq1973@yahoo.com.mx Fecha  20/10/2005 15:48 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Windows XP


Volver al foro Responder Resumen Pichón Rivière y Freire   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
El proceso educativo según Paulo Freire, y Enrique Pichón-Rivière

Resumen del seminario presentado por Ana P. de Quiroga

La educación actual está encaminada a crear mentalidades individualistas y pragmáticas con fines productivos.

- Enfatiza competitividad y logro individual.
- Destruye prácticas colectivas y trabajo en grupo.

Trabajo grupal. Parte de necesidades individuales que se vuelven grupales.

Quienes ostentan el poder afirman que es necesario construir proyectos alternativos basados en la contextualización de la realidad para volverla educativa, logrando así modificar el entorno, para ello el proyecto debe de ser un proyecto de sociedad político.

Por otro lado, Freire y Pichón-Rivière también buscan cambios educativos pero suponiendo las formas de supresión que existen en los programas educativos; para ellos lo esencial del trabajo grupal es que al interactuar todos aprenden de todos, obteniendo un conocimiento crítico sobre la realidad que les rodea dentro y fuera del espacio escolar, logrando la transformación, es decir, la educación; como tal dicha tarea educativa es inacabada e inacabable interviene lo que el hombre es y lo que busca transformar de su entorno.

Así, el conocimiento permite la reciprocidad entre las personas y la elaboración crítica de una apropiación de la realidad, ya que el proceso es dialéctico; cuando esto no es permitido, la educación es opresora. Para evitar reproducir la opresión, al educar es necesario que el sujeto experimente la capacidad que tiene para transformar su situación, participando activamente de forma consecuente en la lucha hacia su liberación, basada en un proceso didáctico entre los hombres.

La estrategia que propone Pichón-Rivière está encaminada a comunicar conocimiento, a desarrollar y modificar actitudes. Su teoría debe de ser comprendida tomando de referencia el contexto histórico-social que vivió Pichón-Rivière, así como sus propios intereses sociales, su teoría está fundamentada en su práctica social, en su relación con los otros; ya que el contexto es determinante del texto en el que da respuesta a los interrogantes de su tiempo que son a la vez los suyos propios.

Una característica esencial del pensamiento creador es su carácter divergente en relación a lo ya instituido. Este objeto de conocimiento se nos expone y al mismo tiempo se nos opone movilizando al creador a encontrar claves de comprensión y de desciframiento. Tal pensamiento expresa al sujeto real de la producción cultural como un sujeto colectivo, como un grupo social, es decir, un conjunto de hombres articulados por relaciones y relegados por intereses comunes. El esquema de referencia de tal sujeto se sustenta en un fundamento motivacional de experiencias vividas.

Existen ciertos rasgos dominantes de la actitud social, institucional y familiar ante aquellos a los que no se comprenden como la proyección, el despojo, prejuicio, segregación y descalificación sistemática.

La técnica de grupo operativo propuesto por Pichón-Rivière rescata para el aprendizaje el carácter de producción social que tiene el conocimiento, logrando integrar la heterogeneidad de los integrantes de dicho grupo. Es necesario lograr un vínculo progresivamente creativo y libre entre el sujeto y el mundo, vínculo en el que se va dando la aproximación instrumental de la realidad para transformarla, logrando así el aprendizaje; es necesario integrar las estructuras afectivas, conceptuales y de acción (sentir, pensar y hacer) para lograr dicho aprendizaje y que éste resulte significativo.

La técnica del grupo operativo, arriba mencionado, motiva a los integrantes a centrarse en el reconocimiento de sus necesidades, la elaboración de un proyecto y el desarrollo de una tarea que implica hacer y reflexionar crítico en función del objeto propuesto. Esta reflexión es básica para visualizar y resolver obstáculos, para contener y elaborar ansiedades emergentes en relación a la tarea y los procesos de interacción.

El aprender a aprender y a pensar, implica un pensamiento dialéctico que visualice las contradicciones en el interior de los fenómenos y las múltiples interconexiones de lo real; se pasa de la dependencia a la autonomía, de la pasividad a la acción protagónica, de la rivalidad a la cooperación, cada quien rescata su propio saber y experiencia y la del otro. En este aprendizaje, se da un proceso integrativo, de práctica y teoría, las funciones del que enseña y del que aprende son alternantes.

Retomando nuevamente el contexto socio-histórico de Freire, sus aspectos motivacionales y su propia elaboración de conocimiento intentó (y lo logró) atacar educativamente en dos planos: en la cabeza y en la vida de quien aprende, pensaba en el proceso educacional como una herramienta y como transformación de la realidad; afirmando que la educación se da cuando cambia la vida de las personas, cuando su vida mejora y por lo tanto viven una vida diferente, una idea ampliamente reconocida de Freire es la que dice que “nadie educa a nadie, pero al mismo tiempo, nadie se educa enteramente solo”.

El proceso educacional es un desafío, la propia realidad compuesta de situaciones problema, de inquietudes, de angustias y de aspiraciones del grupo. Cuando uno enseña, necesariamente aprende, para ello es necesario conocer la realidad que vive el grupo con el que se va a trabajar. El componente fundamental del proceso educativo es dicha aproximación a la realidad vivida por el docente, que a su vez reeduca a este en su práctica.

La educación ha funcionado políticamente como la estructura de dominación, como un proceso que en vez de liberar, permite la aparición de las potencialidades de cada ser humano, lleva al alumno al conformismo y a la adaptación sin enseñarlos a adquirir una visión crítica.











































CONCLUSIONES

La escritura ha tenido y ha sido a lo largo del tiempo de la existencia de la humanidad la forma a través de la cual se ha podido dejar constancia de lo que el ser humano percibe en cada etapa histórica que le corresponde vivir. La escritura ha sido la forma a través de la cual se muestra el claro reflejo de cuáles son los intereses, problemas, paradojas, respuestas y marcos de interpretación que ocupan a la sociedad en un tiempo determinado; les teorías se convierten así en un modelo de interpretación de la realidad, transmitida a través de símbolos, sentimientos e intereses; es decir, otra forma de escritura bajo una lógica lineal, acerca de los retos y aspiraciones de los seres humanos. De esta forma es como se nos presentaron los dos autores revisados: Pichón-Rivière y Paulo Freire.

Resulta innegable el hecho de que la educación en México sirve a fines políticos, que además de otras, es la mayor institución formadora de masas acríticas, sin identidad, ni ideales; creadora de mano de obra barata, funcional para los grandes empresarios; con lo anterior no me refiero exclusivamente a los alumnos que al terminar su ‘educación formal’ se dedican a algo totalmente ajeno a la escuela, también me refiero a los mismos docentes, quienes tienen una visión totalmente fragmentada y miope de la realidad, continuando con la implementación de los mismos métodos de enseñanza alienantes y enajenantes; es tarea titánica el lograr que despierten de su letargo para darse cuenta del potencial de acción que tienen del otro lado del escritorio, que además resulta una barrera emocionalmente eficaz contra el acercamiento e integración grupal.

El texto presentado, posee la enorme cualidad de la pertinencia, en tanto que se aboca a construir un marco de lectura de uno de los retos más grandes que tiene la humanidad en este momento, la elaboración de un paradigma diferente que incorpore en sí aquellos elementos que apoyen a la sociedad a construir dos cosas: un desarrollo sustentable y condiciones dignas para la evolución física, mental y espiritual de aquellos que la integran, es decir para ofrecer un modelo educativo que a esos integrantes, les permita realmente APRENDER.


BIBLIOGRAFÍA

P. de Quiroga, Ana (1997): El proceso educativo según Paulo Freire, y Enrique Pichón-Rivière, Plaza y Valdes, México, P.p. 7-48.



Elaboró:


Ruth Benitez Quiróz

Oct 05
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (18)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje