ximena falconi    mena29326@yahoo.com Fecha  6/04/2008 20:16 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Windows NT


Volver al foro Responder Re: Incipit Vita Nova de Hermann Hesse   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
>>lorena no sé si seguiras leyendo estas paginas espero contactar contigo nunca supe de ti y menos!!!!!!!!! q leias a Hermann Hesse q es mi escritor favorito
ximena
>>INCIPIT VITA NOVA
>>Por Hermann Hesse
>>
>>En mi vida, como en las demás de las vidas humanas, hay un punto de desvío hacia lo extraordinario, una zona de horrores, de tinieblas, de confusión y de aislamiento, un día de desusado aturdimiento y vacuidad, durante cuya tarde nos nacen nuevos ojos y surgen en el cielo nuevos astros.
>>
>>Cuando mi vida llegó a ese punto, pase con sensación de frío entre los escombros de mis mocedades, pisando pensamientos hechos añicos y sueños desgarrados y desmembrados. Todo lo que miraba se iba convirtiendo en polvo y dejaba de vivir. Por mi lado, pasaban amigos que me avergüenzo de haber conocido; salían a contemplarme ideas que yo había concebido anteayer y que se habían formado tan extrañas a mi como si hubieran sido centenarias y nunca me hubieran pertenecido. Todas las cosas se distanciaron de mi; muy presto, me hallé circundado por un vacío y una bonanza inmensos. Nada cercano me quedaba: Ningún ser querido, ninguna vecindad. Mi existencia se me subió por dentro como una náusea estremecedora, cual si hubiese rebasado toda medida, profanado todo altar, acibarado todo dulzor, superado toda altura; como si se hubiese ensombrecido toda apariencia de pureza y se hubiera roto y hollado hasta el simple vislumbre de belleza. Ya no tenía nada que adorar, ansiar o aborrecer. Todo lo que había en mí de santo, de intacto, de conciliador, habíase quedado sin voz y sin mirada. Todos los guardianes de mi vida se habían dormido. Todos los puentes estaban destruidos y todas las lejanías habían sido despojadas de su azul.
>>
>>
>>De esta suerte, todo lo atractivo, todas las cosas dignas de afecto, habían desaparecido para mí. Desperté, pues, a la conciencia de mi miseria con la mente agotada, indeciblemente despojado e indigente. Como náufrago del espíritu, humillé los ojos, me levanté con pesados miembros y me alejé de todos los hábitos que constituían mi cotidiano pasado, como ese condenado que una noche, sin despedirse ni cerrar puertas tras de si, abandona el aposento en que habita.
>>
>>¿Ha visto alguien el fondo de la soledad alguna vez?, ¿Quién puede asegurar que conoce el reino del renunciamiento? Cuando me incliné sobre el precipicio, sentí vértigos; mi vista se despeñó sin encontrar el fin. Atravesé la región del renunciamiento hasta que el cansancio doblego mis rodillas; más el camino seguía prolongándose ante mi con tranzas de eternidad, como si en nada hubiese disminuido.
>>
>>Sobre mi cabeza, en la altura, se abovedaba el triste silencio de la noche. A la vez, me consolaba y adormecía. El adormecimiento y el sueño llegaron hasta mi como amigos que saludan el retorno del peregrino y le ayudan a quitarse de encima una carga de muerte.
>>
>>¿Has naufragado alguna vez?, ¿Has visto, de pronto, cómo se te acercan la tierra firme y el nadador que viene a salvarte?, ¿Estuviste, en alguna ocasión, muy cerca de la muerte y aspiraste luego, convaleciente, el primer soplo de aire fresco que te deparó el jardín, sintiendo el dulce hervor de la sangre al renovarse?. Al igual que el náufrago salvado en el último instante, al igual que a un convaleciente de gravísima enfermedad, inundóme un torbellino de gratitud, una ola de paz, luz y bienestar cuando
>>
>>
>>aquella noche caí en la cuenta de que inescrutables entes se inclinaban ante mí con ademán amistoso.
>>
>>El firmamento presentaba un aspecto absolutamente nuevo. La posesión y el regreso de los astros uniéronse a mi vida íntima en alianza de predestinada amistad; lo eterno, con voluntad clara y bienhechora, selló la unión entre sus leyes y algo que había en mi interior. Sentía mi vida levantada sobre el desierto, un como sedimento áureo, un vigor y una norma con arreglo a los cuales todo - según pude apreciar en medio de las delicias de mi asombro - iba a ordenarse en adelante en mi, tanto lo viejo como lo recién nacido, mediante nobles formas cristalinas y afortunadas citas con todas las cosas y maravillas del orbe.
>>
>>INCIPIT VITA NOVA. Pues, me he convertido en un ser nuevo, en un milagro del que yo mismo soy testigo, en un ser sosegado y activo al mismo tiempo; dueño de bienes - los más valiosos tal vez no los conozca aún - los doy y los recibo.
>>
>
> Hola:
>>Ahora comienza en mi la incipt vita nova. Esto me ocurre al transpasar un largo periodo de sufrimiento y lograr hacer una renuncia acerca de mi expectativa de la relacion en pareja. Disfrute hace quince años de toda la obra de hermann hesse , uno de mis escritores con
>el que me siento identificada, y que ahora he releido casualmente en tu mensaje, encontrado en la busqueda de pazares diferente de pajares en una letra.
> ¿A qué se debe esta cita?
>Siempre intentando esta vida nueva, vita nova lema de todo camino espiritual.
>
>Un abrazo, seguiremos en la busqueda de la eternidad, inner peace.
>
>Paz,Shalam,shalom,peace,shantiji,...                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (0)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje