Juan    juan4@telefonica.net Fecha  28/09/2005 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: MacOS


Volver al foro Responder Re: Determinismo/Voluntarismo   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
Desde luego, nos hemos metido en un berenjenal de tres pares de narices. De hecho, me parece que el determinismo se defiende (en general) con no poca voluntad y el voluntarismo con no poco determinismo. Podríamos decir que ambos tienen razón y/o razones, con lo cual, lo más razonable sería no decantarse por ninguno de ellos, sino intentar delimitar sus ámbitos si es que pueden separarse. Pero es que ésta es la cuestión, precisamente: somos capaces de distinguir, diferenciar una y otra postura; ahora bien, ¿podemos separarlas? Si nos fijamos en la polémica Cano/Peirats (evidentemente “superada”, pues cincuenta años no pasan en balde), hemos de reconocer que ninguno menosprecia a la ciencia; es más ¿habría ciencia sin voluntad? Negar algún grado de voluntad humana es sencillamente imposible e inverosímil. Así, podría parecer necesario recurrir a algún tipo de metafísica (por cierto, quisiera que tanto Ameba —que la menciona muchas veces— como Javier —ese “alguien” que refiere; hipotéticamente, pero lo dice— aclararan su concepto sobre ella), pero no creo que resolviera la cuestión, pues sería aún más probable que, entonces, nuestra voluntad estuviera no ya determinada, sino prefijada. Fijémonos en que el cristianismo defiende tanto el libre albedrío como la providencia divina; no parece tener reparos en quedarse tan ancho. Sin embargo, el materialismo (el filosófico, p.e.) anti-metafísico no puede hacer tal cosa; para él no es el hombre quien inventa el fuego, sino el fuego al hombre. Primera cosa que debemos tener clara, pues: determinismo no es igual a providencia; no tiene (seguramente no puede) que ser absoluto. El hombre y su voluntad son determinados y determinantes a la vez. No parece que esto pueda ponerse en duda y, sin embargo —por eso creo yo que hay un problema— se hace. Por tanto, acaso el problema no sea si la ciencia debe o no usarse (algo que ni los teólogos discuten) o cómo (más discutible), sino qué importancia otorgar a sus hallazgos.

Hace muy bien Ameba recordando que una cosa son los datos científicos y otra las teorías científicas, pues es evidente que muchas de éstas no son del todo científicas, y este es el asunto: que incluso en la ciencia se introducen elementos que no son científicos. Tampoco, claro, son totalmente voluntarios; están determinados. Ahora bien, lo que no podemos es tomar por dato científico algo que no sea producto o hallazgo exclusivo de la ciencia; es decir podemos confundir teorías científicas con las que no lo son, pero no podemos —estamos perfectamente capacitados para distinguirlos— confundir un dato científico con otro que no lo es. La Sociobiología es un ejemplo claro de esto que digo; se basa en datos científicos, pero no es una teoría científica, y no porque no haya sido demostrada, sino porque habla de más, excede los datos, añade palabras que no son datos ni hechos, sino suposiciones.

Si volvemos a la polémica de hace cincuenta años, Cano no “habla de más”, es Peirats el que lo hace; Cano no propone otro fundamento para la moral, se limita a aventurar que la ciencia logrará proporcionar otro porque con los datos —no la teoría— que la ciencia ha obtenido el que tenemos es insostenible. Además, parece dar a entender que el “nuevo”, el futuro, será más apropiado para el anarquismo pues, para él, éste no puede ir en contra de la ciencia. Para mí tampoco. Si la ciencia lograra demostrar la igualdad de lo espiritual y lo material, tanto Cano como yo tendriamos que tragarnos nuestras palabras, pero, sinceramente, parece más bien que el espíritu ha de supeditarse a la materia, no a la inversa ni a la par. Y no nos basamos en las teorías, sino en lo datos; mejor dicho, por eso, porque no nos basamos en teorías, sino en hechos. Ver voluntad en la genética sería como ver carburadores en la anatomía. Así, reconocemos que Kropotkin habla de más; tan gratuito es hablar de genes altruístas como de genes egoístas. No parecemos caer en que los genes, simplemente, son, se limitan a ser; el calificativo se lo ponemos los humanos. Y digo yo, ¿es que lo humanos no somos tan altruístas como egoístas? ¿Por qué pretender que los genes sean una u otra cosa? Esta es la cuestión. No nos damos cuenta de que lo espiritual no tiene existencia por sí mismo fuera del ámbito humano. Se necesita mucha voluntad para darse cuenta de que estamos determinados. Determinados por la realidad, no por una suposición gratuita o interesada que determinamos nosotros. El sueño de la razón... La relación entre el espíritu y la materia es equiparable a la que hay entre un CD y el sonido; la naturaleza jamás producirá (espontánemente) un CD y, sin embargo, un CD no posee nada que no sea natural; lo artificial es completamente natural; el hombre manipula elementos naturales, no la naturaleza en sí. Precisamente porque el hombre es natural creo yo que tanto hace el fuego al hombre como el hombre al fuego. La complejidad de la que habla Ameba es, en gran parte, artificio; la sociedad es artificial, una complicación (complejización) de la naturaleza; no por encima o paralela a ella: en ella.

Además de ciencia y filosofía hay una disciplina, al menos, igual de útil: la historia. Es muy curioso cómo la utilizamos (de mal). Curiosamente también solemos fijarnos más en las teorías que en los datos. Sin ir más lejos, Peirats (junto a todo espiritualista) se agarra a que, desde que el hombre es hombre, siempre ha tenido conciencia del bien y del mal. Aceptémoslo aunque no sea muy exacto, pero da la casualidad de que basta atenerse a los datos para ver que tales conceptos varían mucho con el tiempo; lo que en unas épocas está “bien”, en otras es horrible y viceversa; además, hay ocasiones en las que se trastocan todos los valores, no hay bien ni mal, todo vale, depende... ¿Cómo compaginamos tales variaciones con un voluntarismo dotado de unos conceptos claros y distintos de lo que está bien y lo que está mal? ¿Libertad? ¿De (no para) qué? ¿Acaso hemos de liberarnos de la realidad? Puede que fuera muy humano, pero no parece serio. Da la sensación de que nuestra voluntad es algo veleta; o que, como apuntaba Schoppenhauer, si bien seguimos sus dictados, la muy puñetera no nos dicta lo que deseamos.

¿Debe el anarquismo liberarse de la realidad? Yo creo que de lo que debe liberarse es de las teorías no demostradas y dudo mucho que alguna teoría política —incluida la nuestra— consiga alguna vez demostrar que se adecua a la realidad cuando, más bien, intentan hacernos creer que la realidad es lo que ellas estipulan. Lo malo es que, en gran medida, lo consiguen. ¿No somos anarquistas, precisamente, porque ninguna teoría política se adecúa a la realidad? La verdad, a mí me da mucho más miedo el voluntarismo que el determinismo.

Actualmente, en estos días, parece haber en USA un debate (de nuevo) entre Creacionismo y Darwinismo. ¿Para qué coño sirve el conocimiento fidedigno y demostrado? Escudarse en que la ciencia no lo explica todo (mejor dicho, en que le faltan cosas por explicar) no es una duda razonable (como la que tendrán algunos biológos), sino una cabezonería. Se basa en que (curiosamente Peirats también) se desconoce el “secreto” de la “vida”, pero lo que se desconoce es cómo fabricarla, cómo sacar algo de la nada, o sea, algo imposible e inverosímil, ilógico e irrazonable, fuera de todo sentido común: no es desconocimiento, es conocimiento cierto de su absoluta imposibilidad. Pedir a un científico que cree una célula (Rostand y Peirats) es como pedírselo a la naturaleza quitándola las celúlas anteriores. Eso no es voluntarismo, sino teísmo. Lo único que el hombre crea (pues lo que le exigen esa posturas, más o menos conscientemente creacionistas, es que cree, que saque de la nada) son espíritus y monstruos, teorías; y, artificiosamente, manipulando datos —como vemos muy clara y descaradamente en algunos casos.

Me parece a mí que, antes de decantarse por el voluntarismo frente (no junto) al determinismo, hay que valorar si se cree que el mundo lo ha sacado de la nada una inteligencia o ser superior (que, a ver de dónde ha salido), con finalidad o sin ella, o existe de suyo, ES, por mucho (o poco) que cambie. Invito a los libertarios a que mediten con cuál gozarían de más libertad.

No es que Cano y yo creamos en la ciencia pues en la ciencia no se puede creer, ella misma lo impide. Razón y fe sólo son compatibles cuando se dedican a cosas diferentes. Si se ocupan del mismo problema, gana una u otra, no hay empate posible. Si se demostrara la existencia de Dios, ¿quién iba a creer en Él? «Todo está lleno de dioses» es el primer paso del ateísmo; y se empezó a dar hace más de veinticinco siglos. No parece que aún se haya posado el pie. No parece que asumamos con naturalidad el hecho de que la razón sólo puede actuar in medias res; que vivimos en una pelota de la que no podemos salir, por lo que pretender ver cómo es por fuera y emitir teorías al respecto, tan sólo servirá para dificultar ver cómo es por dentro.

Salud

P.S.: No obstante, me gustaría que Ameba explicara algo mejor el párrafo que copio a continuación porque, si no lo entiendo mal, esa “voluntad” de la que habla es el “determinismo” del que hablan otros.

«(...). Está claro que la conciencia, la moral, la voluntad o la libertad son conceptos humanos. En este sentido, la voluntad se puede considerar como un constructo metafísico, sin embargo, dicho concepto se puede entender de otra forma. Ya que lo que hay detrás, es decir, los procesos cognitivos, no es exclusivo del ser humano, depende de la evolución cortical, y lo importante es que conlleva hablar de memoria, inteligencia y, sobre todo, de capacidad para tomar decisiones. Esto último es lo más cercano al concepto de voluntad que yo conozco y/o que se puede expresar desde un punto de vista científico. Sería, por tanto, un concepto de la voluntad muy alejado de la metafísica. (…)»                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
 

Respuestas (3)
 


Responder Volver Ayuda
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje