Autor Departamento de Adoración y musica
Mensaje La Alabanza

La Alabanza

Por Departamento de Adoración y

Música del Centro Cristiano de San José







Introducción



En Isaías 14:11-12, la Palabra de Dios nos habla del Rey de Babilonia, y en figura de Luzbel, el querubín máximo protector (hoy Satanás), que se ocupaba de darle adoración y alabanza al Señor de todo lo creado. Dice que cuando se concibió maldad en él, descendió al Seol (infierno) y juntamente con él, las arpas o los instrumentos musicales. En esta forma como la música se desvirtúa y se ha convertido en un instrumento mortal para la juventud de hoy día. Sin embargo, debemos de enfatizar que Dios está restaurando la música con todos sus derivados, como es el canto, el ritmo, la melodía y la armonía, y aun en nuestros días Dios está dando inteligencia al hombre, y está creando instrumentos de un sonido dulce y melodioso, semejante al de las arpas antiguas, los cuales están sirviendo para adorar al Dios Todopoderoso, Jehová de los ejércitos.



Conociendo la importancia de la música dentro de las congregaciones, nos abocamos en esta oportunidad una más a hablar de la alabanza, esperando que Dios nos edifique para gloria de Su Nombre. Amén.







I. ¿Qué es la alabanza?

La alabanza es aquel cántico u oración de exaltación a Dios, en agradecimiento a los favores que El nos ha concedido a nosotros o a nuestros hermanos.



A. ¿Qué significa alabanza?

Alabanza significa hablar bien de, cantar, confesar, declarar que Dios nos ha bendecido, agradecer.



B. ¿Quiénes deben alabar a Dios?

La respuesta nos la da Dios a través de el salmista David en el Salmo 150:6 “Todo lo que respira alabe a Jehová”. Esto quiere decir que las aves de los cielos, los animales del campo, los peces del mar, los árboles del bosque, los hombres, mujeres y niños, debemos alabar a Jehová. ¡Gloria a Dios!.



C. Al declarar la Palabra de Dios que todo lo que respira alabe a Jehová, damos por un hecho que los que no respiran, no pueden alabarle.



II. Alabanza del Rey Ezequías.



En Isaías 38:18-20, se nos narra que el rey Exequias enfermó, y estando en su lecho de muerte, oró a Dios con lágrimas y Dios escuchó su oración y le concedió quince años más de vida; y por estar razón concedida al siervo de Dios, él le alabó y dijo: “Porque el Seol no te exaltará, ni te alabará la muerte, ni los que descienden del sepulcro, el que vive, este te dará alabanza. Jehová me salvará, por tanto, cantaremos cánticos en la Casa de Dios todos los días de nuestra vida”.



¿Qué quiso decir en realidad el Rey Ezequías?



A. Quiso decir que en el infierno no se alaba a Dios, ni sus moradores, pues nunca le alabaron en vida mientras tuvieron la oportunidad de hacerlo.

B. Quiso decir que la muerte tampoco alaba a Dios, pues sólo produce dolor y angustia, por cuanto procede del mismo diablo. (Juan 10:10, el diablo vino para matar).

C. Los que descienden al sepulcro no alaban a Dios, pues no respiran.

D. El que vive, este sí puede alabar a Dios (Ef. 2:1). El Espíritu Santo dice a través del Apóstol Pablo, que Dios nos dio vida cuando estábamos muertos en pecados.; y es por esta razón que ahora podemos alabar a nuestro Señor Jesucristo, en actitud de gratitud de su amor.



Ezequías declara que Dios lo salvará, y por esa causa él alabará a Jehová en su Templo todos los días; así el pueblo debe alabarle porque Dios nos salvó también a nosotros, y esto lo hizo para que le alabemos (Ef. 1:12-14) Fuimos creados para Su alabanza.









III. Anécdota que ilustra la alabanza



Se cuenta de una joven que naufragó en las aguas del Océano Atlántico, y estando ya debilitada por las aguas que deseaban ahogarla sin misericordia, apareció un joven en un pequeño botecito, quien al darse cuenta de la situación que estaba pasando la joven, salvando así su vida. Habiendo pasado unos minutos, la joven recobró su conocimiento y al darse cuenta de que no había muerto, sino que aquel joven la había salvado, se sentía tan agradecida que no hallaba como pagarle aquel gran favor de haberle salvado de la muerta en aquellas aguas del mar. La historia concluye diciendo que la joven sólo podía decir: gracias, gracias, muchas gracias. Esto era alabar a aquel hombre, por lo que había hecho.



Así nosotros, los salvos de la mar del pecado y la maldad por el Señor Jesucristo, sólo podemos alabarle en agradecimiento a lo que El ha hecho por nosotros; ya que, como aquella joven, nosotros tampoco tenemos cómo pagar lo que Dios Hombre hizo por nosotros.



IV. ¿Porqué debemos alabarle?



a. Porque nos dio vida (Ef. 2:1).

b. Porque nos dio salud (Is. 53:5).

c. Porque nos salvó del infierno y de la condenación (Ro. 8:1).

d. Porque nos hizo Reyes y Sacerdotes, Pueblo Santo (I Pe. 2:9).



Habiendo sido tan bendecidos por Dios, estamos en la obligación de alabarle, en gratitud a lo que El hizo por nosotros.



V. Cuando alabar a Dios.



a. “Bendeciré a Jehová en todo tiempo; su alabanza estará de continuo en mi boca” Sal. 34:1

b. “Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone, sea alabado Jehová” Sal. 113:3.

c. “Cada día te bendeciré, y alabaré tu nombre eternamente y para siempre” Sal 145:2



VI. ¿Dónde alabar a Dios?



a. En todos los lugares de Su Señorío, sus ejércitos, sus ministros (Sal. 103:22)

b. “Exáltenlo en la congregación del pueblo y en la reunión de los ancianos lo alaben” Sal 107:32.

c. “Alzad vuestras manos al Santuario y bendecid a Jehová” Sal, 134:2.



VII. ¿Quién debe alabar a Dios?



a. “Alabad a Jehová. Alabad el Nombre de Jehová” Sal. 113:1

b. “Alabad el nombre de Jehová. Alabadle siervos de Jehová” Sal. 135:1

c. “Los que estáis por las noches en la Casa de Jehová, en los atrios de la Casa de nuestro Dios” Sal. 135:2

d. “Los ángeles, montañas, collados, ejércitos, el árbol de fruto y todos los cedros, el sol, la luna, bestias y todo animal, las estrellas, los reptiles, los cielos, los monstruos marinos, los reyes, la tierra, todos los pueblos, toda la creación debe alabar a Dios”. Amén. Sal. 148



VIII. Analicemos un pequeño pasaje bíblico en Sofonías 3:14



Dios está llamando a sus hijos (los de Sión) a cantar con gozo y alegría. Los hijos de Sión (podemos decir que es la Iglesia de Jesucristo, o sea, el cuerpo de Cristo), los cuales son llamados a honrar a Dios con la música, ya que así reconocemos su señorío dándole alabanza en Espíritu y en Verdad.



Este ministerio de alabanza ha sido delegado a la Iglesia, como instrumento poderoso para destruir fortalezas, murallas y para abrir las cárceles de los oprimidos y dejarles ir en libertad. Pablo y Silas estaban en la cárcel, cantando a Dios sin importarles que tenían cadenas en sus manos y en sus pies.



“Y las puertas de la cárcel, las cadenas y las rejas fueron derribadas, y los presos quedaron en libertad” Hechos 16:25-26



IX. ¿Quién busca adoradores en Espíritu?



Jesucristo declaró que el Padre suyo busca adoradores en Espíritu y en Verdad. Para cumplir con este ministerio, es necesario que el Señor nos llene del Espíritu Santo, que es el Espíritu de Verdad del Padre Eterno; este Espíritu nos dota de un nuevo idioma, que se evidencia en hablar otras lenguas, para así lograr alabar al Padre como a El le agrada.



El Apóstol Pablo declaró en I Co. 14:15, que él cantaba en otras lenguas y también con el entendimiento, o sea, en el idioma que él hablaba y en el idioma del cielo (lenguas).



En Lucas 4:5-7, notamos la tentación de Jesús, y notamos que el diablo le dice que le da todos los reinos de la tierra, si postrado le adoraba. El Señor Jesús le respondió al diablo que está escrito que sólo a Dios se debe adorar.



Dios nos ha revelado que al igual que El, también Satanás busca adoradores en espíritu. Ahora bien, como Satán tiene adoradores que el adoran en la carne, pues (no es gente espiritual, por el contrario, es gente carnal), él no se agrada de esa alabanza y anda buscando adoración en espíritu. Los adoradores de Satanás le adoran en la carne con un espíritu de mentira, pues él es el padre de mentira.



Hay que tener el cuidado de que cuando adoramos a Dios, lo hagamos con plena certidumbre de que estamos en paz con el Señor. Si hay pecado en nuestras vidas, debemos ir a la presencia de Dios a través de Cristo, pedirle perdón, y estando en paz con El, entonces podremos adorarle en Espíritu y en Verdad.



En Sofonías 3:14, Dios nos llama a dar voces de júbilo, a gozarnos, a regocijarnos de todo corazón, porque nos está esperando nuestra madre Jerusalén en el Tercer Cielo: la Sión Celestial; la compañía de millares de ángeles que alaban a Dios porque para siempre es Su misericordia. A la congregación de los primogénitos que están escritos en los cielos, al Dios el Juez de todos estamos unidos en alabanza a los espíritus de los justos, hechos perfectos, a Jesús el mediador que nos lleva al Padre.



Podemos entrar al Lugar Santísimo en adoración, por medio de Jesucristo (He. 10:19-23).



David llevó el arca de Dios a Sión (o Jerusalén), con instrumentos de música, cantos, danza, voces de júbilo; todo lo hizo para Dios y con su aprobación, si no hubiera muerto, porque ahí estaba la presencia de Dios a través del arca del Pacto. Ahora debemos viajar a Sión, a la Jerusalén Celestial con más júbilo, porque ya no va David al frente, sino nuestro Salvador Jesucristo ¡Gloria a Dios, Aleluya!.



Conclusión



Nosotros alabamos a Dios no sólo porque tenemos vida, sino porque El es digno de ser alabado. Todo lo que respira alabe a Jehová (Salmo 150:6).

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
Fecha 8/10/2005 19:20
Conectado desde No mostrado/ Not shown (No mostrado/ Not shown)
Sistema Operativo Windows XP


Respuestas (0)
  • » La Alabanza « - Departamento de Adoración y musica - 8/10/2005 19:20

[VOLVER]

RESPONDER

Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Notificar por e-mail respuestas.

Mensaje



    

Ver mi mensaje despues de insertarlo.
[VOLVER]

Pincha aquí para acceder a las Condiciones generales de uso de los foros de discusión
Alojamiento Web | Registro de dominios | Tiendas | Pisos en Alicante | Foros | Coches de Ocasión | Recursos gratuitos
Elimina la publicidad en este foro contratando bonos AdFREE de Melodysoft