Mensaje enviado por:


Borrar Mensaje «agora case non hai un pobre»   

email 
www 

Fecha  17/04/2011 22:27
  • Host: No mostrado/ Not shown
  • IP: No mostrado/ Not shown
  • Navegador: Internet Explorer 8.x
  • S.O.: Windows XP


«Antes o que traballaba comía, pero ninguén facía cartos»

Mensaje
DOS GENERACIONES DE LUCENSES, EN LA ENCRUCIJADA con ancianos que disfrutan de una vejez cómoda tras una dura juventud
«Antes o que traballaba comía, pero ninguén facía cartos»
Varios mayores lucenses creen que «agora case non hai un pobre»

Autor:
lucía rey
Localidad:
lugo / la voz
:




Casi todos tuvieron una infancia y una juventud difícil. Algunos llegaron incluso a pasar hambre. Los trabajos duros también acompañaron a la mayoría en la edad adulta. Y solo ahora, en plena vejez, disfrutan de tranquilidad, aunque muchos se quejan de que la salud ya no los acompaña o de que parte de sus seres queridos ya no viven para compartirlo. Se trata de ancianos lucenses pertenecientes a generaciones que siendo niños o adolescentes vivieron la Guerra Civil y la postguerra. «Falan de crise pero agora case non hai un pobre, e o que non é rico ten unha vida dada. Antes o que traballaba comía, pero ninguén facía cartos», sostiene Ovidio, agricultor de 84 años y que es natural de Paradavella, en el municipio de A Fonsagrada, pero que lleva cerca de dos décadas viviendo en Lugo.
La opinión la comparte otro anciano con el que algunas tardes «bota un parolo» en los bancos de As Fontiñas. José, de 76, se ganó la vida como jornalero en As Nogais. «Vivimos mellor hoxe que cando nos criamos. Meu avó empeñou todo e meu pai e meus irmáns tivemos que traballar para darlle a comida a quen nola comeu», lamenta.
Muchos de los mayores de hoy comenzaron a trabajar siendo apenas unos niños, sobre todo con el ganado y en la tierra. Por eso no les entra en la cabeza que algunos jóvenes renieguen del trabajo. «Se tiveran que levantarse ás cinco da mañá para ir segar herba coa gadaña, e despois volver á casa levar as vacas e ir todo o día co sacho... Daquela si que había faena», reflexionan.

Vacaciones en Benidorm
La pensión de jubilación les da un colchón más o menos cómodo en sus últimos años. Algunos han disfrutado de ancianos de actividades que en su juventud solo eran para ricos, como ir de vacaciones. Ovidio viajó una vez a Benidorm con su mujer. José está soltero y dice que, mientras pueda, seguirá yendo a fiestas y aprovechando la vida. «Agora na xente nova, o que máis e o que menos ten pouca familia e pode mandar os fillos estudar. Moitos acomódanse e ata que teñen 30 anos non saen de onda os pais. Así, ¿que futuro vai haber?», relata Ovidio.
en directo con ancianos que disfrutan de una vejez cómoda tras una dura juventud
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               







Volver al foro

Responder



Nombre / Nick
EMail
Subject / Titulo
Link a tu Web
Recibir un email
     cuando mi mensaje sea contestado

Mensaje