Logotipo de Villadealtura.com (Volver a la web de Villadealtura.com)
Poner como página de inicio

Ud. Conecta desde la I.P.:
54.227.17.101 ( 54.227.17.101 )
Usuarios conectados
- 11 -

Esto es un banner de publicidad

  Texto del mensaje completo

Borrar Mensaje
Mediterraneo

  17/03/2004 20:32
 
Procedente de: 81.44.41.126
Navegador:
Internet Explorer 6.x
Sistema Operativo:
Windows XP


Volver al foro

 Movimientos en el PP de Castellón por la silla de Carlos Fabra

Algunos líderes del PP comienzan a buscar apoyos discretamente por si se produce la dimisión. A. Fabra, Castelló, Barrachina y Campos aceptarían coger el testigo en la presidencia provincial


El caso Fabra y el importante avance del PSOE en la provincia, contribuyendo a la victoria en el ámbito nacional, han situado al Partido Popular sobre un tablero de ajedrez. Las figuras alrededor de la rey, que representa Carlos Fabra, han comenzado a moverse. No de una manera visible, pero sí de forma estratégica. Los peones ya piensan en su jugada. Pero no de jaque mate. Mientras el rey mantenga su retaguardia, nadie iniciará el ataque, aunque algunos ya han empezado a reclutar aliados. O, al menos, a tantear el terreno.

Las declaraciones de ayer de Alberto Fabra, instando a la reflexión sobre la necesidad de cambiar los cargos en el PP provincial, demuestran que la partida está a punto de comenzar. Avalado por Génova , que le considera el candidato que mejor refleja esa obligada renovación, el presidente local de los populares advierte al resto de oponentes que se siente seguro. Quizás porque el peso de Madrid es superior al del propio Carlos Fabra o al de Eduardo Zaplana, que aceptan el desafío sobre el tablero.

El actual presidente provincial del PP confía en sus tres principales colaboradores para sucederle, pero por un orden de prioridades. Víctor Campos, secretario general, supone su mejor baza. Pero no la única. En la fortaleza mantiene ocultos a Francisco Martínez y Vicent Aparici, coordinadores general y de organización, respectivamente.

Frente a este arsenal, Zaplana mueve sigilosamente sus dos peones. Tanto Fernando Castelló como Miguel Barrachina llevan desde antes de la campaña -en definitiva, como los demás- calibrando sus opciones con el resto de miembros del Comité Ejecutiva Provincial.

Desde que se destapara el caso Fabra cada reunión del máximo órgano de dirección se ha convertido en un referéndum. Siempre, eso sí, con total discreción y cautela, porque ninguno de los aspirantes a rey quiere dar sensación de rebeldía. Cualquier avance de la jugada sobre el tablero puede suponer el fin: ser comido por quien en estos momentos mantiene el control interno.

La renuncia de Carlos Fabra como presidente provincial es un acuerdo tácito de éste con el secretario general del PP a nivel nacional, Mariano Rajoy. Que se haga efectiva depende de un único factor: el tiempo.

Hasta junio no habrá noticia alguna, porque así lo ha ordenado Madrid. Tras un breve paréntesis, que durará hasta Semana Santa, la actividad política alrededor de una campaña volverá a ser frenética con la celebración de los comicios al Parlamento Europeo. Mientras tanto, se dará una imagen de unidad.

Sin embargo, habrá una engañosa calma. El debate sobre la sucesión de Fabra provocará durante este período que unos y otros continúen tanteando sus posibilidades. Incluso, los más osados intentarán forzar un adelanto del Congreso Provincial, dado que la dimisión de Fabra dejará el partido en una tesitura complicada.

Según los estatutos del PP, la vacante del presidente se cubre con el siguiente cargo en el Comité Ejecutivo Provincial. Es decir, que sería el secretario general, Víctor Campos, el que cogería el testigo. Para él, implicaría tomar una desagradable decisión: aceptar y dimitir como conseller, cerrándose por completo las puertas de Valencia; o renunciar a la presidencia provincial y esperar a su oportunidad en el congreso, pero siempre que no se adelantase. Aconsejado por Fabra, optaría por aguardar a una ocasión más propicia, que garantizaría su elección, como mínimo, durante cuatro años.

En este supuesto, habría que descender un cargo en el Comité Ejecutivo Provincial para encontrar al siguiente en la persona de Luis Tena, vicesecretario general. Su nombramiento eventual gustaría a Fabra, al ser hombre de confianza -ha contado con él como vicepresidente en la Diputación-. Por tanto, el actual presidente seguiría ejerciendo como tal en la sombra, hasta la celebración del Congreso Provincial en otoño de 2005. Además, esa maniobra daría margen al mentado Campos.

Sin embargo, no agradaría a los demás candidatos, sabedores que el tiempo jugaría en su contra. De ahí que dentro del órgano de dirección se esté barajando el adelanto del cónclave para otoño de este año.

Roger Lorgeoux, Castelló                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

   Respuestas al mensaje ( 1 )

  

    » Movimientos en el PP de Castellón por la silla de Carlos Fabra « - Mediterraneo - 17/03/2004 20:32 
      halloooooo boys - Guapa Girly - 18/04/2009 01:08 

 


Volver Responder al mensaje

Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen
Notificar por e-mail respuestas.


Mensaje



    

Ver mi mensaje despues de insertarlo.


Volver al foro