Alguien     Fecha  16/07/2005 20:13 
Host: No mostrado/ Not shown    IP: No mostrado/ Not shown    Sistema: Windows 98


Volver al foro Responder Meter al Diablo en el Infierno(Decameron-Bocaccio)   Admin: Borrar 	mensaje
 
Mensaje
La joven Alibech se retira a una ermita, donde el monje Rústico le enseña a meter al diablo en el infierno. Ella lo abandona después y se casa con Neerbol.

En la ciudad de Capra, en Berbería, vivía un hombre extremadamente rico, que tenía, entre otros hijos, una hermosa muchacha llamada Alibech. No era cristiana, pero como oía constantemente a los cristianos establecidos allí hacer el elogio de su religión y del culto a Dios, preguntó a uno de ellos cuál era la mejor manera de servir a Dios. La persona a quien se dirigió le dijo que aquellos que deseaban ir al cielo con toda seguridad, renunciaban a las vanidades y a los placeres del mundo y vivían en la soledad, como los cristianos que se habían retirado a los desiertos de la Tebaida.

He aquí de qué manera, la muchacha, que era aún la inocencia misma y que no contaba con más de catorce años, movida por un capricho infantil más que por una idea bien madura, formó el propósito de vivir también en los desiertos de la Tebaida.

Una buena mañana se puso en camino, sola, sin darle cuenta a nadie de sus propósitos. Dispuesta a cumplir lo proyectado, a los pocos días llegó a aquellos solitarios lugares. Advirtiendo a lo lejos una casita, encaminóse allá y encontró junto a la puerta a un santo solitario, que maravillado al verla, le preguntó que buscaba. Ella le contestó diciéndole que, conducida por una inspiración divina, había llegado a aquellos desiertos para encontrar a alguien que le enseñase a servir a Dios y a ganar el cielo. El piadoso solitario admiró y alabó su celo, pero hallándola tan joven y bella, temió le fuera a tentar el diablo si se encargaba de su introducción, por lo que estimó conveniente ofrecerse a ello. Le dio de comer algunas raíces, manzanas silvestres y dátiles, y le hizo beber agua fresca. Después de lo cual, le dijo:

"Hija mía, hay un santo varón no lejos de aquí que podrá instruirte mejor que yo. Ve pues con él." Y le indicó el camino que debería seguir para encontrar el santo solitario. Pronto llegó al sitio indicado y halló a un joven ermitaño, llamado Rústico, que era, efectivamente, un hombre piadoso y que le hizo al verla, la misma pregunta que su compañero. Mas como Rústico no desconfiaba de su virtud, juzgó que no debía dejarla marchar.

La retuvo pues, a su lado y cuando llegó la noche dispuso en una esquina de su celda un pequeño lecho de hojas de palmera, diciéndole que podía descansar allí. Pero, ¡Ay!, que el aguijón de la carne no tardo en hacerse sentir. El piadoso ermitaño quiso librarse de la tentación haciendo el signo de la cruz y recitando en voz baja oraciones. Todos sus esfuerzos fueron inútiles. La juventud, la lozanía y la belleza de la joven se habían apoderador de él por subyugarle.

No pudiendo disimularse a sí mismo su debilidad, no pensó más que en la manera de como podría poseer a la joven sin hacerle perder la buena idea que ella tenía de su religión y de su virtud. Con tal propósito, le hizo varias preguntas, y vio por las respuestas, que aquella muchacha era la simplicidad misma y que no tenía la menor idea de lo que era el mal.

Convencido de su inocencia, le vino la idea de cubrir sus deseos carnales con el manto de la devoción. Para llegar a satisfacerlos, comenzó por decirle a la muchacha que el diablo es el peor enemigo de la salvación de los hombres y que la obra más meritoria que podían hacer los cristianos era la de enviarlo al infierno, lugar al que Dios le ha condenado.

"¿Y cómo se hace eso?" - Preguntó la joven.

"Ahora mismo lo vas a saber, mi querida niña" - Repuso el padre Rústico. "No tendrás que hacer para saberlo más que lo que me veas hacer a mí."

El ermitaño se desvistió, y la angelical creatura hizo lo mismo. Luego, él se puso de rodillas delante de ella, como si fuera a adorarla, y la hizo que se colocara enfrente de él. En aquella situación, y al sentirse Rústico invadido de deseos mas ardientes que antes, al ver tanta lozanía y hermosura. se operó la resurrección de la carne. Al ver aquello, Alibech se asombró y le dijo a Rústico:

"¿Qué es eso que teneís ahí, que avanza y se mueve de esa manera, y que yo no tengo?

"¡Oh! Hija mía, es el diablo del que acabo de hablarte. Mira cómo me atormenta, cómo se agita. Apenas puedo soportar el mal que me hace."

"Alabado sea Dios, pues bien veo que yo he sido más favorecida que vos, ya que no tengo semejante diablo" - Dijo la joven.

"Cierto, pero en cambio tienes otra cosa de la que yo carezco" - Contestó Rústico.

"¿Que cosa es esa?" - Preguntó Alibech.

"Tu tienes el infierno. Y ahora pienso que Dios te ha enviado aquí para salvar mi alma, pues si diablo continúa atormentándome y tú quieres dejar que lo meta en el infierno, me salvarás y harás la obra más meritoria para ganar el cielo, si es que has venido con ese propósito como me dijiste" - Le respondió Rústico.

Alibech comprendió y dijo: "Puesto que es así, y ya que yo tengo un infierno, vos podeís meter el diablo en mi infierno cuando os parezca."

"¡Qué Dios te bendiga!" - Repuso Rústico. "Vamos pues, a meterlo para que me deje en paz."

Dicho lo cual, la llevó a uno de los dos lechos y le enseñó qué postura debía adoptar para aprisionar a aquel maldito diablo. La joven Alibech, que nunca había metido el diablo en el infierno, experimentó un gran dolor ante las acometidas de aquel, por lo cual dijo:

"En verdad, muy malo y un tremendo enemigo de Dios debe de ser este diablo, pues hasta en el momento en que se le mete en el infierno causa mal."

El padre contestó: "Estad tranquila, mi querida niña. No sucederá siempre así."

Y para demostrar que tenía razón en lo que predecía metió el diablo en el infierno seis veces antes de levantarse de la cama, lo que de tal modo colmó su orgullo y le dijo a Alibech que por el resto del día, el diablo lo había dejado en paz. Los días siguientes reanudaron la guerra contra el diablo, y la joven siempre obediente, no tardó en experimentar un dulce placer y dijo:

"Por lo que veo, aquellas honestas gentes de Capra tenían razón cuando decían que nada es más agradable que servir a Dios devotamente, pues no recuerdo haber gozado en toda mi vida de un placer parecido a este que experimento ahora metiendo y volviendo a meter al diablo en el infierno. De donde deduzco que quienes no se ocupan de servir a Dios son unos grandes imbéciles."

De tal manera, no dejaba un momento tranquilo a Rústico y le decía sin cesar:

"Padre mío, he venido hasta aquí para servir a Dios y no para estarme sin hacer nada; vamos pues a meter el diablo en el infierno."

Se lamentaba algunas veces diciendo que si al diablo le gustaba tanto el infierno como al infierno le gustaba el diablo, éste no querría volver a salir de él. Mas si su fervor aumentaba, el de Rústico disminuía cada día, de tal modo que al fin se vio obligado a recurrir a ciertos pretextos. Y tan pronto decía tener mucho frío como excesivo calor. En suma, viendo que la joven venía a buscarle muy a menudo, hubo que decirle que no era preciso castigar al diablo sino cuando levantaba la cabeza orgullosamente, y que gracias a Dios, lo habían castigado de tal modo que el diablo le rogaba a Dios que lo dejase en paz.

Moderó así por algún tiempo el excesivo fervor de su discípula. Pero Alibech, cansada de ver que el ermitaño no le volvía a pedir que metieran al diablo en el infierno, le dijo un día:

"Si vuestro diablo está tan castigado que ya no os atormenta, padre mío, mi infierno no me deja un instante de reposo, por lo que me agradaría que me ayudaseis a calmar, con vuestro diablo, la desazón que siento, como yo os ayudé, con mi infierno, a calmar lo que atormentaba a vuestro diablo."

El pobre ermitaño, que no se alimentaba más que de frutas y raíces, y no bebía sino agua, cosas nada propias para restablecer un vigor extinguido, no se sentía con fuerzas para contentar el apetito de la joven de Capra, a la que contestó:

"Un solo diablo no es bastante para calmar el fuego de vuestro infierno, pero yo haré de modo que quedareís contenta."

Metió de vez en cuando el diablo en el infierno, pero con tan poca frecuencia que aquello era como arrojar un haba a las fauces de un león, y la joven se irritó al pensar que no se ocupaba de servir a Dios con todo el celo que estimaba conveniente. Mientras ambos se sentían afligidos, uno de su impotencia y la otra de sus excesivos deseos, sucedió que el fuego hizo presa de la villa de Capra. La casa del padre de Alibech también ardió y todos perecieron. La joven se convirtió en el único ser viviente de aquella desdichada familia y se halló como la única heredera de la inmensa fortuna que su padre poseía.

Un joven del mismo pueblo, llamado Neerbol, que había gastado todos sus caudales en locos despilfarros, se acordó de la joven Alibech, que había desaparecido desde hacía seis meses de casa de sus padres, y se puso a buscarla con el deseo de encontrarla antes de que la justicia se apoderase de los bienes de su padre, como si éste hubiera muerto sin dejar herederos. Tuvo tanta suerte que dio con el paradero de la joven; la llevó a Capra, si bien contra su gusto, pero con gran contento de Rústico que no podía más, y se casó con ella. Algunas mujeres del pueblo quisieron informarse de cómo la joven, antes de casarse, había servido a Dios en la Tebaida, y ella les dijo:

"Le he servido metiendo con la mayor frecuencia que ma ha sido posible, al diablo en el infierno. Y Neerbol ha cometido un gran pecado impidiéndome que continuara sirviendo a Dios de esta manera."

Las mujeres le preguntaron cómo metía al diablo en el infierno, y ella les hizo ver mediante gestos y palabras, de qué manera se hacía semejante cosa, lo que hizo reír a cuantas la escuchaban. Ellas le contestaron:

"Si no es más que por eso, no sintaís haber dejado la Tebaida, pues aquí podreís hacer lo mismo. Tened la seguridad de que Neerbol servirá a Dios, en colaboración con vos, con tanto celo como los padres del desierto."

Cuando las mujeres se marcharon, todas fueron con el cuento de que lo que habían oído. Pronto se enteró todo el pueblo, y no tardó en hacerse célebre la frase de que lo mejor que podía hacer un cristiano para servir a Dios era meter al diablo en el infierno. Esta frase, en forma de proverbio, ha llegado hasta nosotros y como sabeís se emplea todavía.

Hermosas damas, vos que tanto necesitáis de la gracia de Dios, deberíais aprender a meter al diablo en el infierno, ya que es la obra más meritoria que podeís hacer, y además, la que más satisface a Dios, mucho más cuando semejante ocupación no os causará otra cosa sino provecho y placer.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
 

Respuestas (5)
 


Volver Responder
 
Nombre
E-Mail
Asunto
Web
Enlace a una
imagen

Mensaje